Cortines da inicio a liderazgo interino en LAUSD

Tras la renuncia abrupta de John Deasy, Ramón Cortines inicia su cargo interino como superintendente del LAUSD

Guía de Regalos

Cortines da inicio a liderazgo interino en LAUSD
Ramón Cortines ya había sido superintendente del Distrito antes de la llegada de John Deasy.
Foto: Archivo

Hoy lunes inicia el liderazgo interino de Ramón Cortines en el Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD), tras la renuncia del superintendente John Deasy la semana pasada.

Deasy, de 53, concluirá su contrato laboral, que vence el 31 de diciembre, realizando “tareas especiales” para el distrito.

Cortines, de 82 años, es considerado uno de los líderes del sector educativo más experimentados del país. Ha sido líder de los distritos escolares de San Francisco, San José, Pasadena y Nueva York. De 2006 a 2008 fue el encargado de asuntos educativos en la oficina del entonces alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa.

Para el Distrito Escolar de Los Ángeles ya ha trabajado en dos ocasiones. Primero fungió como superintendente interino por seis meses en el año 2000 y regresó al LAUSD en 2008 para trabajar directamente con el entonces titular David L. Brewer. Él aceptó sucederlo a finales de ese año cuando la junta escolar mostró su intensión de despedir a Brewer.

Un adicto al trabajo que suele iniciar su rutina laboral a las 4 a.m., Cortines se retiró del distrito escolar el 16 de abril de 2011, después de sobrellevar la peor parte de una crisis durante la cual se eliminaron programas académicos, se aumentó la cantidad de alumnos por aulas y se despidieron a maestros, administradores, oficinistas, conserjes y choferes de autobuses.

Antes de su partida, Cortines dijo que estaba cansado de lidiar con la recesión.

Aunque se le aplaudió su habilidad de poder trabajar en tiempos difíciles, una demanda por acoso sexual a un empleado del distrito empañó su salida. Hace dos años, el LAUSD aprobó pagar al acusador $200 mil en efectivo y $250 mil en beneficios de por vida.

Deasy, en tanto, ha dicho que existe la posibilidad de que el cambio de liderazgo eche por tierra sus programas, como el de evaluación de docentes y el que pretendía entregar tabletas electrónicas a todos los alumnos del distrito.

“Todas las políticas estarían en peligro y creo que sería una vergüenza para los estudiantes”, comentó Deasy en una teleconferencia el viernes cuyo tópico central fue la “tremenda” presión política que enfrentan los líderes educativos en California por impulsar planes que incomodan a ciertos grupos.

El ahora ex superintendente del LAUSD indicó que en la temporada navideña tomaría una decisión sobre su futuro. Tiene tres opciones: trabajar en correccionales para menores, asistir a líderes educativos o contender para un cargo público. “Hay un par de consideraciones”, dijo.

El LAUSD es el segundo distrito escolar más grande del país. El 73% de sus alumnos son latinos.