Elecciones en tiempos del Ébola

Sigue a La Opinión en Facebook
Elecciones en tiempos del Ébola

Solamente dos personas se han contagiado con el virus del ébola en Estados Unidos. Sin embargo, cualquier persona que siga el debate político de la elección legislativa de noviembre pensaría que estamos ante una epidemia nacional.

Los candidatos políticos deseosos de mantenerse relevantes ante las noticias han convertido el tema del ébola en una causa para atacar al rival y exigir medidas que vistas de cerca no tienen mucho sentido.

Es cierto: el Centro para el Control de las Enfermedades (CDC) se equivocó inicialmente al creer que todos los hospitales estadounidense estaban preparados para una cuarentena estricta. Los dos contagios en territorio estadounidense fueron de enfermeras que tuvieron contacto directo con un enfermo con ébola.

Este error permitió a los demócratas acusar a los republicanos por recortar cientos de millones de dólares al CDC, como al Instituto nacional de Salud, en su campaña por reducir el déficit. No está claro si realmente esos fondos hubieran dado más seguridad a los estadounidenses ante el virus.

Los republicanos por su parte recurrieron al aislacionismo pidiendo que se suspendan los vuelos a Estados Unidos de los países africanos con la epidemia. En realidad no hay ningún vuelo directo de Guinea, Liberia o Sierra Leona a Estados Unidos, pero eso no impidió a candidatos demócratas desesperados como Kay Hagan de Carolina del Norte unirse a esa propuesta.

Más común es el uso genérico del ébola por parte de los republicanos en contextos que les perimtan atacar al presidente Obama o a los legisladores Demócratas. “Ya sea el IRS, la frontera, los veteranos y el ébola” repiten el rosario de supuestos escándalos y de crisis que —como la del ébola — no lo fueron realmente.

Los políticos conocen lo susceptible que es un sector de la población al miedo irracional, como los padres en una escuela de Mississippi que obligaron a su director a tomar una vacación porque había viajado a Zambia, lejos de África Occidental.

El ébola muestra ser un mal de sociedades con sistemas sanitarios pobres. En Estados Unidos, la pobreza está en el discurso político de quienes quieren ser electos asustando a los votantes con insinuaciones y mentiras