El jefe policial de Bell promete transparencia

Edmond Dadisho asumirá su nuevo cargo en enero de 2015
Sigue a La Opinión en Facebook

@Alvaradoisa

Edmond Dadisho no duda que lo han contratado como jefe de la Policía de Bell porque parte de su carrera profesional estuvo dedicada a investigar agentes de la Policía corruptos en Los Ángeles.

“Cuando mis agentes hagan algo incorrecto me aseguraré de que entiendan que lo que hicieron estuvo mal y voy a mantener la rendición de cuentas”, dijo Dadisho, quien el 5 de enero se convertirá en el jefe policiaco en una ciudad que aún trata de sacudirse el estigma de la corrupción política.

Los gobernantes de esa diminuta ciudad, habitada mayormente por latinos, se elevaron el sueldo en secreto. El escándalo, que estalló en 2010, incluso alcanzó a su predecesor, Randy Adams, quien ganaba $457 mil anuales. Éste evitó la cárcel colaborando en el juicio contra los ediles.

Dadisho subraya que Adams era la “única” manzana podrida en la corporación, pero subraya que en su gestión no se permitirá que las multas y los decomisos de autos se usen para obtener recursos, como sucedió en ese oscuro período. “No voy a tolerar ese tipo de actividad”, recalcó.

Nacido en Irak hace 54 años, el actual jefe de la Policía de Suisun City, en el norte de California, asegura que entiende “lo bueno y lo malo” de ser un inmigrante en este país y cuenta que incluso le han dicho palabras despectivas dirigidas a los nacidos en el Medio Oriente.

Él llegó a los 12 años a Modesto, California luego de vivir cuatro años en Inglaterra, donde aprendió a hablar inglés.

“Le puedo prometer a la comunidad de Bell que siempre va a ser un departamento de Policía que la tratará de manera profesional, con cortesía y siempre seremos transparentes”, prometió.

Dadisho, cuyo sueldo anual será de $160 mil, celebra que su gestión inicie con la entrada en vigor de la ley que otorgará licencias de manejo a los indocumentados.

“Portar identificación es algo bueno”, dijo

http://www.laopinion.com