Testigo relata cómo exalcalde de Iguala mató a un rival político

El testimonio relata el momento en que el exalcalde le quitó la vida a un rival político
Sigue a La Opinión en Facebook
Testigo relata cómo exalcalde de Iguala mató a un rival político
Abarca fue trasladado a una cárcel de máxima seguridad tras su detención.
Foto: Archivo

Un testigo de la fiscalía mexicana asegura que vio al exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, dar de baja a uno de sus rivales políticos.

El relato publicado por El País de España se refiere a un episodio ocurrido a mediados de 2013. Según Nicolás Mendoza Villa, quien estaba secuestrado en ese momento, Abarca le pegó en tiro en la cabeza al ingeniero Arturo Hernández Cardona, representante de el movimiento campesino Unidad Popular.

“Sólo pedí que arrojaran mi cuerpo cerca de una carretera para que mi familia pudiera hallarlo”, le dijo Mendoza Villa a El País. El testigo pudo escapar de sus captores y asegura que el narco tiene un precio por su cabeza.

Dice El País que Mendoza Villa es el único testigo de las autoridades que habló de los vínculos de Abarca con el narco antes de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

“Vi cómo Abarca le apuntaba a la cabeza, en la mejilla izquierda, y le disparaba. Una vez caído en la fosa, le volvió a disparar”, dijo Mendoza Villa al describir el momento en que fue asesinado el Ingeniero Hernández, de quien era su conductor.


LEE ADEMÁS

Trasladan a exalcalde de Iguala a prisión de máxima seguridad

Estudiantes inician paro de 72 horas por desaparecidos de Iguala

El ascenso al poder de la mujer que mandaba en Iguala


El testimonio de Mendoza Villa incluye decapitaciones, fosas comunes, torturas y ejecuciones. El asesinato de Hernández y otros dos opositores fue uno de los tantos motivos que llevaron al levantamiento de los normalistas el 26 de septiembre.

La tragedia que ahora conmueve a México y al munto permitió que el testimonio de Mendoza Villa fue avalado y se retomara la investigación contra Abarca.

Aunque tendría protección de las autoridades mexicanas, el testigo dijo a El País que sigue temiendo por su vida. “En cualquier momento me pueden matar. Sólo pido protección para mí y mi familia”. Mendoza Villa tiene 44 años y es padre de cuatro. El hombre aseguró al periódico que “jamás” volverá a Iguala.