Apuesta por los juicios orales

Para el 2016, deberá existir en todo México un sistema de justicia “acusatorio y adversarial”, que popularmente se conoce como “juicios orales”, un modelo que se ha instaurado lentamente. El estado de Nuevo León realizó su primer juicio en 2008, mientras que hay estados que aún dudan si podrán lograr la meta.

El país apuesta con este sistema a combatir la impunidad, al pasar de un sistema penal predominantemente escrito y cerrado, a un sistema oral, abierto y sujeto al escrutinio público con opciones para que las partes en conflicto lleguen a una conciliación antes que al juez.

La única diferencia con el sistema de Estados Unidos es que no habrá un jurado popular, esas doce personas en casos penales que vienen a escuchar los hechos y resuelven por unanimidad.