Ocho de cada 10 deportados no tienen audiencia ante juez

ACLU acusa a agentes de Inmigración de jugar a ser “fiscal, juez y deportador”

Washington.- Pese a que la ley da derechos a todo detenido, los agentes de Inmigración deportaron en 2013 a más de 363 mil personas sin que tuvieran audiencia ante un juez, según denunció este jueves la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

El informe destaca que más de ocho de cada diez personas deportadas en 2013 no tuvieron la oportunidad de argumentar sus casos ante un juez.

“En el sistema actual, los detenidos están sujetos al capricho y misericordia de los agentes de Inmigración, quienes juegan el papel de fiscal, juez, y deportado”, indicó Sarah Meta, autora del informe.

Las autoridades han expulsado incluso a ciudadanos estadounidenses, como recoge el testimonio de María de la Paz, quien logró finalmente un pasaporte estadounidense para regresar a EEUU con la ayuda de su abogado.

Isidora López-Venegas, una madre mexicana, y su hijo autista nacido en EEUU fueron deportados por la Patrulla Fronteriza. Los agentes le dijeron a López-Venegas que podía regularizar su situación migratoria a través de su hijo pero estando en México y que debía esperar diez años para volver a EEUU. Por medio de una demanda ACLU logró que ambos pudieran regresar a California.

Por lo general, las personas deportadas no pueden reingresar a EEUU por un período de al menos cinco años o de por vida, dependiendo de su caso particular. Una vez deportadas “es casi imposible” que las autoridades puedan revertir la orden, explicó ACLU.

Los más de 40 mil agentes de Inmigración implicados en deportaciones sumarias no tienen ni los conocimientos ni la capacitación para determinar los derechos o la validez de los casos, explico Mata.

ACLU urgió mejoras a la capacitación de sus agentes y que restrinja las deportaciones sumarias. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) rechaza las críticas y asegura que respeta el derecho al debido proceso.

Antes de 1996, la mayoría de las personas en vías de deportación tenía derecho a acudir a un tribunal de Inmigración. Eso cambió, y ha permitido errores y abuso de sus derechos.

En esta red de deportaciones también han caído solicitantes de asilo, personas discapacitadas, niños migrantes no acompañados y extranjeros con visas de turismo o negocios.

Solo el año pasado, 72 mil padres de hijos nacidos en EEUU fueron deportados, de acuerdo al informe.