Ayotzinapa: Quince días en espera de dos pedazos de hueso

Padres de Alexander Mora esperan por sus restos
Ayotzinapa: Quince días en espera de dos pedazos de hueso
La muerte de uno de los desaparecidos deja una herida profunda.

MÉXICO – “Dos pedazos de hueso es mejor que nada”, dice Ezequiel Mora, padre del único de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa cuya identidad fue reconocida por la Universidad de Innsbruck, en Austria, donde se enviaron unos restos para su análisis.

Por eso no desmontará el altar en honor a su muchacho, Alexander Mora Valencio, hasta que lleguen sus restos. Quince días para tener “a quién o a qué rezar” en El Pericón, una comunidad de la costa del estado de Guerrero donde convergen empobrecidos pueblos indígenas con miembros del narcotráfico y crimen organizado.

El Pericón se encuentra a 220 kilómetros al sur de Iguala, la ciudad donde el 26 de septiembre policías municipales atacaron a balazos a los jóvenes para entregarlos a sicarios del cártel Guerreros Unidos, quienes los asesinaron, calcinaron y tiraron al río, de donde sacaron los restos de Alexander.

LEE TAMBIÉN: Padres de normalistas advierten acciones más contundentes

La confirmación de la muerte violenta de este muchacho de 19 años deja en la familia y la región una herida “profunda”, una amargura que “huele a resentimiento”, dice el padre.

Justamente en El Pericón un grupo de enfurecidos pobladores retuvieron en 2013 durante varias horas a 100 militares del Batallón 48 para que les devolvieran cuatro pistolas 9 milímetros y una calibre 45 que utilizaban como miembros de la Policía Comunitaria (UPOEG) para defenderse de “La Maña”.

A finales de ese año murió sospechosamente en el municipio de Tecoanapa Leónides Enríquez “El Cholo”, señalado como el “jefe de la plaza” y dueño del balneario La Ceiba, donde presuntamente torturaba a víctimas de secuestro.

LEE TAMBIÉN: Admiten baja posibilidad de identificar restos de otros estudiantes

Mora niega que muerte de su muchacho y la posible ejecución del resto de sus compañeros tenga que ver con el contexto de la región. Él mismo no era miembro de la Policía Comunitaria aunque reconoce que participaba en los rondines del pueblo para evitar la presencia de malandrines.

?>