La escuela Clarinetito abre camino a través de la música

Desde hace nueve años imparte el arte a través de instrumentos de viento

En un pequeño salón ubicado en el área de Pico-Union, niños y adolescentes aprenden música en un lugar que empieza a abrirles un gran camino en la vida.

Se trata de la escuela de música Clarinetito que hace casi una década fundaron los hermanos oaxaqueños Hediberto y Heliodoro Policarpo Hernández.

En 2005 la escuela empezó con tan solo seis alumnos, pero con el firme objetivo de instruirlos en la música popular de Oaxaca, México, a través de los instrumentos de viento.

“Empezamos en un garaje dando clases a los hijos de nuestros amigos y actualmente tenemos 54 estudiantes”, comentó Hediberto Policarpo Hernández, mejor conocido como “Tito”.

La idea, explicó, nace ante la necesidad de que muchos padres no pueden pagar clases particulares y por la falta de actividades extracurrilares para los niños.

“A través de estas clases los niños se alejan un poco de la televisión o los videojuegos, pero además la música les ayudará mucho a lo largo de su vida, hasta puede llevarlos a dar la vuelta al mundo”, aseguró.

José Cabrales, uno de los egresados de la escuela Clarinetito, dijo que haber estudiado música le ayudó a entrar a la Universidad de California en Merced, donde cursa la carrera de Ciencias de la Computación.

“Cuando estoy perdido, feliz o triste, la música es mi escape, pero además te conectas con más gente y abres tu mundo”, mencionó.

De 14 años de edad, Nelly Briceño tocaba el saxofón siguiendo la melodía solo de oído, pero ahora esta orgullosa de hacerlo a través de las notas musicales.

“Me ha dado la oportunidad de formar parte de las bandas de la escuela y he tenido reconocimiento de la ciudad y de otras organizaciones”, dijo la joven estudiante. “La música te ayuda no sólo académicamente, sino a expresar sentimientos, es una manera divertida de ser social y ver otros mundos fuera de casa, no estar en cosas malas, sino que al contrario, te abre puertas”.

Recientemente los estudiantes de Clarinetito tuvieron su primer concierto masivo en el teatro al formar parte del Ensamble de Trompetas de México con la Orquesta Sinfónica del Politécnico Nacional.

“En esta escuelita han aprendido cosas que de grandes les ayudarán bastante”, dijo Ninfa López, quien tiene dos hijos estudiando música. “Esta escuelita les está abriendo un gran camino”.