Fiscal afirma que el padre Goyo murió por asfixia

Descartan impacto de bala como se dijo antes

México

El fiscal del estado mexicano de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, informó ayer que el sacerdote de la iglesia católica Gregorio Gorostieta López, quien fue secuestrado y hallado muerto la semana pasada, falleció por asfixia y no por un impacto de arma de fuego, como se dijo inicialmente.

“Ha habido un mal manejo de información porque el padre López Gorostieta no murió por un tiro de arma, murió por asfixia, de acuerdo con la necropsia”, dijo Godínez en entrevista con Radio Fórmula sobre un caso sobre el que llegó a pronunciarse el domingo el papa Francisco.

Godínez informó que el cuerpo del sacerdote fue hallado “en estado de descomposición” y que la Fiscalía tiene varias líneas de investigación “delicadas” en torno al crimen, que no pueden ser reveladas para no entorpecer la indagación.

“Es un asesinato que nos conmueve y duele a todos, personalmente estoy supervisando las investigaciones, hemos establecido contacto con los familiares y el vicario judicial de Ciudad Altamirano”, señaló.

Al reportar la muerte del sacerdote el pasado viernes el Centro Católico Multimedial, que difunde información religiosa, afirmó que el sacerdote fue localizado el 25 de diciembre con un impacto de bala en la cabeza cerca de Ciudad Altamirano.

Sobre el asesinato el párroco de la catedral de Ciudad Altamirano, Javier Castrejón, informó que una de las hipótesis que manejan las autoridades está relacionada con un posible robo

Castrejón dijo que en el seminario de Ciudad Altamirado, de donde fue sacado por hombres armados el sacerdote Gorostieta el pasado 21 de diciembre, en dos ocasiones “intentaron robar.”

“Aunque nunca nos pidieron dinero, no sé qué pasó”, afirmó Castrejón, al tiempo que dijo que el día que fue secuestrado el padre Gorostieta había salido a una colecta de dinero.

El párroco también afirmó que todos los sacerdotes de Ciudad Altamirano se han pronunciado en contra de la desaparición de los 43 estudiantes del magisterio de Ayotzinapa a manos de autoridades corruptas y el cártel Guerreros Unidos y descartó que ello haya generado el asesinato de Gorostieta.

El sacerdote además dijo que los secuestros, robos y desaparecidos en la zona “están al orden del día” y “no es nada más una agresión en contra de la iglesia.”

El papa Francisco expresó el domingo “su más sentido pésame” por la muerte de Gorostieta, en un mensaje difundido por el clero mexicano.

“Profundamente apenado al recibir la triste noticia del asesinato del padre Gregorio López Gorostieta, el Santo Padre expresa su más sentido pésame a Vuestra Excelencia, así como al clero, comunidades religiosas y fieles de esa amada diócesis”, dijo el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, en la nota divulgada. EFEUSA

México, 29 dic (EFEUSA).- Dos funcionarios públicos, padre e hijo, están en el ojo del huracán en México por el presunto regalo de un auto de lujo valorado en unos 100.000 dólares que el primero le hizo al segundo y que se descubrió cuando ambos publicaron fotos y comentarios sobre el obsequio en las redes sociales.

Una fuente de la Secretaría de Función Pública indicó hoy a Efe que se ha iniciado una investigación contra Heliodoro Antonio Díaz Aguirre, el receptor del presente, en su calidad de funcionario público adscrito a Liconsa, la empresa estatal Abasto Social de Leche.

El motivo de las indagaciones es “la presunta donación de un vehículo por parte de su padre, Heliodoro Díaz Escárraga”, delegado de Infonavit (el banco estatal de créditos hipotecarios) en una zona de la capital mexicana, y su objetivo es “determinar el origen lícito de los recursos.”

“La investigación se sigue de oficio de acuerdo a la información divulgada en los medios de comunicación y no hay plazo para su conclusión”, afirmó la fuente.

Díaz Aguirre subió la semana pasada a la red social Facebook una foto de él mismo al volante de un automóvil deportivo amarillo de la marca alemana Porsche, valorado en 1,4 millones de pesos, y su padre escribió en el muro de su afortunado progenitor: “Qué bueno que Santa Claus te llevó mi regalo mijo. Cuídalo eh.”

En los medios de comunicación mexicanos trascendió el fin de semana que Díaz Escárraga, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), del presidente Enrique Peña Nieto, había renunciado al cargo por este caso, algo que él negó en la red social Twitter.

“Fue una broma que se manejó como cierta. No es mío ni de ningún familiar. Seguiré trabajando dónde estoy”, indicó el político, que en la década pasada fue secretario de Gobierno del gobernador del estado sureño de Oaxaca Ulises Ruiz.

Ruiz estuvo en la cuerda floja tras una grave ola de protestas de los maestros locales que duró varios meses y se saldó con varios muertos en enfrentamientos violentos entre manifestantes y simpatizantes del gobernador.

El lujoso vehículo regalado por Díaz Escárraga a su hijo se convirtió en el tema más popular en las redes sociales durante unas horas este fin de semana, y este lunes provocó las primeras reacciones de los políticos.

El diputado del Partido Acción Nacional (PAN) Fernando Rodríguez Doval lamentó que ese caso sea “uno más de una larga lista” y consideró “prioritaria” una reforma anticorrupción.

“Los mexicanos no podemos permitirnos más escándalos de este tipo, en los que funcionarios gastan a manos llenas y que al hacer las cuentas simplemente no cuadran los números”, señaló en un comunicado. EFEUSA