Mucha lluvia, poca nieve, y la sequía no cesa en California

El agua de las tormentas recientes no se ha convertido en nieve en la Sierra Nevada

Mucha lluvia, poca nieve, y la sequía no cesa en California
La larga sequía ha cambiado el color del paisaje en California
Foto: Getty Images

El Departamento de Supervisión de Sequías de Estados Unidos señala que, aunque la lluvia que cayó en el Norte de California a mediados de diciembre mejoró un poco la sequía extrema que sufre el estado, las

tormentas de mediados de febrero no han llevado nieve a la Sierra Nevada.

California depende del agua obtenida de la acumulación de nieve en las Montañas de Sierra Nevada que se derriten en la primavera, sirviendo de suministro de agua fresca a unos 25 millones de personas.

“Hasta ahora, las tormentas han causado poco impacto en las condiciones de acumulación de nieve que están por debajo de los normal en toda la Sierra Nevada y Cascades”, señala el informe. La acumulacion de nieve en California se mantiene en un 27 por ciento de lo normal para esta época del año.

El agua de las tormentas en el Norte de California proporciona unos 500 mil acres de flujo de agua a los embalses de Folsom, Oroville, Shasta y Trinity, las cuales se encuentran en niveles muy bajos. En comparación a hace una semana, las tormentas recientes han mejorado las condiciones de sequía en partes del noroeste de California y las ubicadas entre San Francisco y Santa Cruz.

En Folsom, California, el nivel de agua va disminuyendo constantemente debido a la sequía.

El informe también señala que la semana pasada, el 77 por ciento del estado se encontraba en condiciones de sequía extrema pero que ha ocurrido una mejora del 67 por ciento.

En enero del 2014, el gobernador Jerry Brown declaró un estado de emergencia por la sequía y pidió a los californianos reducir el uso del agua en un 20 por ciento. Cifras estatales señalan que esta meta ha sido difícil de cumplir, excepto en el mes de diciembre, cuando se redujo a un 22 por ciento.