Comienza el sueño de Denis Melara

Su comida favorita son las pupusas, su anhelo es tener a su madre cerca y su objetivo ser el primer jugador salvadoreño en llegar en la NFL

Denis en la casa familiar.
Denis en la casa familiar.
Foto: Iliana Salguero

Hace más de seis años Denis Alexis Melara Hernández tuvo que dejar Ciudad Arce en el departamento de La Libertad en El Salvador por los fuertes problemas de delincuencia y la falta de oportunidades, agarró sus sueños y se vino a buscar mejor suerte a Los Ángeles, apoyado por su hermano Douglas, quien ya llevaba algunos años en California.

En la Washington Preparatory High School, Denis se estrenó como pateador del equipo de futbol americano, donde se enamoró del deporte más popular en Estados Unidos y se enfocó en entrenar duro y prepararse para llegar lo más lejos posible.

Hace una semana el salvadoreño de 21 años recibió una beca en Miles College de Alabama, donde tendrá la oportunidad de seguir sus estudios y perseguir su sueño de ser un jugador profesional, gracias a la ampliación de la acción diferida anunciada por el presidente Barack Obama el pasado noviembre.

“Es una gran alegría, había otras escuelas que me hablaban para decirme que les gustaba como jugaba y que tenía buenas calificaciones, pero cuando les decía que era un estudiante indocumentado me decían: ‘tenemos que ver entonces que pasa con Financial Aid’”, cuenta Denis.

“Y entonces después me decían: ‘sabes que amamos como juegas, pero no te podemos traer’”.

Su rostro se ilumina cuando recuerda el anuncio del mandatario que le permitirá convertirse en el primer miembro de su familia en completar una carrera universitaria.

“Yo estaba en conversaciones con el entrenador de Miles College cuando el Presidente Obama anuncia la extensión de DACA, donde yo sí calificaba, no lo podía creer, desde ese momento todo ha sido como un sueño”, dice el jugador que actualemente estudia en West LA College, donde también es parte del equipo de futbol americano.

El próximo verano Denis volverá a tomar sus maletas, esta vez con un futuro menos incierto, viajará hasta Alabama donde iniciará su preparación en Miles College con el objetivo de convertirse en el primer salvadoreño en jugar en la NFL.

“Mi sueño es ser el primer inmigrante en llegar a la NFL, porque ha habido latinos, pero nunca un inmigrante. También quiero ser el primer salvadoreño en jugar allí, porque para mí el haber nacido en El Salvador es una bendición, estoy muy orgulloso de ser salvadoreño y quiero poner en alto el nombre de mi país”, afirmó.

Para Denis, el apoyo de su familia ha sido fundamental. “Mi hermano es como mi papá, siempre me ha apoyado en todo y yo estoy muy agradecido por eso”, dijo.

El jugador sabe que es momento de volar y empezar a forjar un futuro para él y para los suyos.

“Mi familia es lo más importante para mí, mi mamá, mi abuela, mis hermanos y por ellos quiero salir adelante, para tener una casa grande donde podamos vivir todos”, asegura sonriendo.

Además de jugar a nivel profesional, Denis, sueña con algún día tener a su madre, Veraly Hernández, junto a él y así poder ser completamente feliz.