All Star: Resto del Mundo es mejor y más joven que EEUU

All Star: Resto del Mundo es mejor y más joven que EEUU
Andrew Wiggings, MVP del partido, machaca el aro.
Foto: Getty Images

BROOKLYN, NY – El fin de semana del All Star arrancó este viernes con dos eventos casi simultáneos en las dos arenas principales de la ciudad. En el Madison Square Garden se jugó el Partido de las Celebridades, con una jugada que dejó que hablar.

Más avanzada la noche, en el Barclays Center de Brooklyn, se jugó el primer partido EEUU vs. Resto del Mundo de la historia de la NBA entre jugadores de primer y segundo año, el Rising Stars (Estrellas Emergentes) que este año cambió a un formato mucho más atractivo. Desde luego, hay más tensión si uno es estadounidense y representa a su país, o si uno es extranjero y tiene la oportunidad de demostrar a la potencia mundial que el resto del planeta también sabe jugar al baloncesto.

“Este formato lo hace muy interesante”, dijo Alvin Gentry, entrenador de los de EEUU, tras el partido. “Hace el partido más competitivo, porque en el fondo los chicos realmente quieren ganar”.

El estadio de los Nets presentó una buena entrada (más de 15 mil espectadores) y los jóvenes tenían ganas de demostrar su potencial, sobre todo en ataque.

El equipo internacional, liderado por el número 1 del último draft, el canadiense de los Minnesota Timberwolves Andrew Wiggins (22 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias que le sirvieron para ser nombrado Jugador Más Valioso del partido), el francés de Utah Jazz Rudy Gobert (18 puntos y 12 rebotes) y el montenegrino-español de los Chicago Bulls Nikola Mirotic (16 puntos) ganó a los estadounidenses por 121 –112.

Por los locales destacaron Victor Oladipo (22 puntos), de Orlando Magic, Zach LaVine (22 puntos del de los Timberwolves), Trey Burke (17 puntos para el de Utah Jazz) y Mason Plumlee (13 puntos), de los Nets, que jugaba en casa.

Resto del Mundo arrancó más centrado y se escapó en el marcador los primeros minutos, pero EEUU reaccionó y se llegó al descanso con un abultado 69-67 para los extranjeros. Las defensas simplemente no existían.

El segundo periodo arrancó con espectaculares alley-oops de Zach LaVine, que prometió algo “loco” en el concurso de Slam Dunk del sábado en el que será uno de los participantes, y más contraataques frenéticos. Pero a falta de 10 minutos los internacionales se pusieron un poquito más serios, comenzaron a defender un mínimo y se volvieron a escapar en el marcador. EEUU reaccionó, no quería perder este primer partido ante el Resto del Mundo, y los últimos minutos tuvieron cierta tensión. Hubo hasta faltas personales y se anotaron muchos menos puntos. Pero los jóvenes de Grecia, Croacia, Australia, Senegal, Francia, Montenegro, Alemania y Canadá se quedaron con la… ¿gloria?

Quizá el año que viene los estadounidenses estén picados en su orgullo, peleen por devolver el golpe y este partido se convierta en algo interesante los próximos años.