Vamos a tonificar el cuello

Guía de Regalos

Vamos a tonificar el cuello

Las manos y el cuello son el terror de las divas del cine, porque pueden tocarse el rostro con cirugía para lucir más jóvenes (aunque a veces resulta que más bien ya tienen otra cara, aka Renée Zellweger y Uma Thurman), pero estas zonas las delatan sin remedio.

La piel del cuello es delicada y, si no tenemos una rutina de belleza y ejercicio adecuada, conforme pasa el tiempo la implacable flacidez hace de las suyas en esta zona. Por eso vamos a repasar unos sencillos ejercicios para disminuir la papada y evitar que el cuello se maltrate.

Ejercicio 1: Eleva la cara hacia atrás ligeramente. Empuja tu mentón hacia el frente, saca los dientes inferiores todo lo que puedas y móntalos sobre tu labio superior. Regresa lentamente. Repite unas 20 veces. Para complicarlo un poco más, una vez que montes tus dientes sobre el labio superior, ¡sonríe! Sí, no es broma, sonríe y sentirás de inmediato la presión en los músculos del cuello y la papadita.

Ejercicio 2: Con la mirada al frente, boca cerrada, coloca la lengua sobre el paladar superior y empuja, como si quisieras abrir la boca. Si colocas tus manos bajo tu mentón, sentirás el trabajo de los músculos de la zona. Repite 20 veces. Luego haz exactamente lo mismo, pero esta vez empuja el paladar inferior con la lengua.

Como siempre digo, no hay magia: la constancia y la paciencia son los elementos que realmente hacen maravillas.