ONU denuncia violaciones sectarias en Irak

Así como el deterioro del Estado de Derecho en gran parte del país
ONU denuncia violaciones sectarias en Irak
Los yihadistas del Estado Islámico registran cruentos combates en el país.
Foto: Archivo

Naciones Unidas denunció este lunes violaciones generalizadas de derechos humanos de una naturaleza cada vez más sectaria en Irak, así como el deterioro del Estado de Derecho en gran parte del país, en un informe de la organización internacional.

El documento, elaborado por la Misión de la ONU de Asistencia para Irak (UNAMI) y la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, recoge casos que tuvieron lugar desde el 11 de septiembre de 2014 hasta el 10 de diciembre del mismo año.

Denuncia graves violaciones del derecho internacional humanitario y abusos de derechos humanos perpetrados durante tres meses por los yihadistas del Estado Islámico (ISIS) “con carácter sistemático y aparentemente generalizado”.

La ONU incluye homicidios cometidos contra civiles, secuestros, violaciones, esclavitud, trata de mujeres y niños, reclutamiento forzoso de menores, destrucción de lugares de importancia religiosa o cultural, saqueo y los ataques a libertades fundamentales, entre otros.

Los ataques fueron cometidos contra diversas comunidades étnicas y religiosas del país, entre ellos, turcomanos, cristianos, yazidíes, kurdos y chiíes, además de miembros de las fuerzas iraquíes y toda persona sospechosa de no seguir al ISIS.

“Fueron agresiones intencionadas y sistemáticas del Estado Islámico y grupos afines a él, en lo que parece una política deliberada destinada a destruir, eliminar y expulsar completamente a esas comunidades de las zonas bajo su control”, detalla el documento.

Durante el periodo de elaboración del informe, al menos 165 ejecuciones fueron llevadas a cabo como sentencia de los llamados “tribunales” islámicos, controlados por el Estado Islámico.

“Muchas de las violaciones y abusos perpetrados pueden constituir crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y posiblemente genocidios”, señaló el informe.

Al menos 11,602 civiles han muerto y otros 21,766 resultaron heridos desde principios de enero hasta el 10 de diciembre de 2014.

El informe añade que la mayoría de los civiles fallecieron por efectos secundarios de la violencia, como la falta de acceso a los alimentos, agua o atención médica, y advierte de que los niños, las mujeres embarazadas, personas con discapacidad y personas mayores resultan especialmente vulnerables a esas circunstancias.

Los yihadistas ocuparon el pasado junio Mosul, la segunda ciudad del país, y declararon un “califato” en los territorios bajo su control en el norte de Irak y Siria, mientras continúan enfrentándose a las fuerzas iraquíes en busca de ampliar su dominio.