Toyota muestra cómo produce el nuevo Mirai

Mediante algunos videos, es posible ver el proceso en la planta de Motomachi, en Japón
Toyota muestra cómo produce el nuevo Mirai
Foto: Toyota

En noviembre de 2014, Toyota quiso dar un paso en el futuro con el lanzamiento del Mirai, el sedán de pila de combustible de Toyota, que se puso a la venta en Japón un mes después.

Esta semana, Toyota llevó a cabo una ceremonia de producción para marcar el hito de una nueva era de vehículos en su planta de Motomachi en Toyota City, Japón.

La producción primero comenzó en la planta de Motomachi en 1959, y con sus más 56 años de historia, la planta de fabricación jugó un papel central en la realización del sueño del fundador de Toyota Kiichiro Toyoda, de fomentar una industria automotriz en Japón, en beneficio de la sociedad en general.

La fábrica comenzó su vida como primera planta de producción de automóviles de pasajeros de Japón. Ha sido el hogar de algunos de los modelos más notables de Toyota, incluyendo el Pública, Corona, Cresta, Soarer, Supra, RAV4 y el súper deportivo Lexus ALF.

El ex “LFA Works“, construido a mano con artesanos altamente calificados cada uno, tuvo una serie limitada de 500 vehículos de lujo Lexus, con algunos de los más altos estándares en la industria, y hoy se ha convertido en el hogar de la Mirai, a poco más de dos años que el último LFA saliera de la fábrica.

Esta pequeña y -para los conocedores- glamurosa instalación, ahora se encarga de la producción del sedán con motor de hidrógeno con el mismo cuidado y atención al detalle, con un estimado de tres unidades que salen de la línea de producción a diario.

En varios videos Toyota muestra por primera vez cómo se hace el nuevo Mirai. La línea de montaje para el Toyota Mirai se divide en tres secciones principales: equipamiento, montaje celular chasis/combustible, y el montaje final. En cada sección, hay áreas de sub-montaje para la instalación de partes.

Antes de cada cuerpo, el Mirai es traído a la antigua línea de montaje del “LFA Works”, que está pintado en la línea de producción en masa. Las puertas del vehículo se retiran para permitir el trabajo más eficiente en el interior, y sólo lo realizan trabajadores altamente calificados.

El nuevo sedán de pila de combustible cuenta con un marco de Pila CFRP. Se realiza la instalación de la pila de células de combustible, el convertidor de impulso, el tanque de hidrógeno y los tubos.

Antes de que el conjunto del chasis se complete, el eje de transmisión, eje delantero, inversor, unidad de calentamiento de agua, cable de alta tensión, suspensión delantera, motor, eje trasero, parachoques delantero y las ruedas, ya están instalados.

Los procesos finales antes de que el sedán de pila de combustible ruede fuera de la línea de montaje, son la instalación y montaje del sistema de fuente de alimentación externa, el interior del vehículo, compartimiento del motor, el parabrisas y las ventanillas traseras.

El pegamento utilizado para fijar las ventanas del marco que mide 8 mm de altura y 12 mm de ancho, es aplicado por un artesano altamente calificado a un ritmo constante. Una comprobación del encendido se realiza entonces en el vehículo antes de que se envíe para la inspección final. Al final un control detallado de calidad e inspección se lleva a cabo en el Mirai antes de salir de la planta de Motomachi, en su camino hacia los clientes.

Los especialistas de la planta utilizan tanto la inspección visual y táctil para asegurar que el vehículo es de la más alta calidad y sin ningún defecto antes de salir de fábrica. Toyota sabe que se juega mucho de su credibilidad con su nuevo vehículo de pila de combustible y no quiere dejar nada al azar.

Los vehículos impulsados por hidrógeno y los impulsados por baterías eléctricas son el futuro de nuestra transportación, y para que un consumidor cambie el vehículo de propulsión a combustión que ha usado toda la vida, debe estar seguro que es el paso necesario para mejorar nuestro planeta.