‘Rodeo Night Club’, al servicio del narco y con protección de La Eme

El dueño de El Rodeo enfrenta cargos por vínculos con el narcotráfico, y servir la organización criminal que controla prisiones en California
‘Rodeo Night Club’, al servicio del narco y con protección de La Eme
En el "Rodeo Night Club" han ocurrido varios incidentes violentos.
Foto: Jorge Morales / La Opinióm

@Yorshmore

Protección para él y su negocio es lo que habría negociado Édgar Fragoso, propietario de El Rodeo Night Club, con miembros de La Mafia Mexicana.

“Los tipos de La Eme vinieron y dijeron que aquí (en El Rodeo) se hacía mucho dinero con la gente que vende droga y que querían algo, que querían $5,000 al mes”.

El relato fue hecho por Fragoso en un restaurante de Pico Rivera cuando el 21 de noviembre de 2013 explicaba la forma en que podrían lavar dinero del narcotráfico.

LEE TAMBIÉN: DEA: Dueño de “Rodeo Night Club” vinculado al narcotráfico

La persona con la que Fragoso soltaba la lengua resultó ser un informante confidencial de la Agencia Federal Antidrogas (DEA) que llevaba puesto un micrófono.

La transcripción de la grabación de esa reunión, y muchas más, es parte de la acusación criminal que el dueño de El Rodeo Night Club enfrentará el próximo 13 de marzo cuando tenga que presentarse a la corte.

En esa conversación con el informante confidencial de la DEA, Fragoso refiere una negociación con miembros de La Mafia Mexicana para que le brindaran protección tanto a su persona como al establecimiento.

“Les puedo ayudar con cierto dinero, pero no algo como eso ($5,000). Les quiero dar trabajo, pero tiene que ser algún tipo de trabajo que me protejan, a mí y a mi lugar”, señala la transcripción.

Los “carnales” de la “Eme” suelen cargar la insignia de una mano con la “M” gravada sobre ella. Foto: Archivo

La Mafia Mexicana es una organización criminal que desde el interior de las cárceles controla a las pandillas callejeras para extorsionar y realizar ejecuciones. Los tentáculos de la organización se extiende hasta los cárteles del narcotráfico en México.

Toda pandilla que realiza pintas con el número 13 se cree que está relacionada con La Eme y encargada de cobrar cuotas a comerciantes instalados en “su territorio”.

Otra de las formas en que la DEA le siguió la huella a Édgar Fragoso para incriminarlo por lavado de dinero fue la intervención que hizo de su teléfono celular al registrar todos los mensajes de texto que enviaba para concertar citas y operaciones financieras.

Era un teléfono BlackBerry el que Fragoso utilizaba para el envío de mensajes con PIN y que estaba registrado a nombre de Javier Pineda, identificado por las autoridades federales como un abogado de inmigración con sede en Santa Ana, California.

Además de Fragoso, su mamá Eva Meneses y Santiago Acuña son socios de El Rodeo Night Club, empresa identificada como ERDM Inc. y que junto contra compañía inmobiliaria de nombre MEED LLC., a nombre de su madre y de su hermana Mérida Estrada, son las que supuestamente lavaba dinero del narco.

El día que Édgar Fragoso supuestamente le contó al informante de la DEA que utilizaba El Rodeo Night Club como una lavadora del narco, también le habría dicho que estaba al servicio de Ramón González “Don Ramón”.

La DEA asegura que Ramón González es un productor y distribuidor de metanfetaminas a gran escala que trafica por las fronteras de Texas y California, y que tiene cuentas pendientes con la justicia en Chicago y Dallas.

LEE TAMBIÉN: “Rodeo Night Club” de Pico Rivera tiene historial de violencia

Según la acusación criminal, Fragoso también habría hecho alarde de tener relaciones de amistad con algunos miembros de la familia de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera y Rafael Caro Quintero.

Ramón González, de 43 años de edad, es un hombre nacido en el Sur de California que ha tenido residencias en Huntington Park, Hacienda Heights, Whittier, Ontario y Monterey Park, a quien la DEA lo ubica actualmente en México.

La esposa de Ramón González es Bambi Michell Adams o Bambi González, de 45 años de edad, vecina de Fragoso en Hacienda Heights, quien también es señalada como colaboradora en la red de lavado de dinero.

De acuerdo con las transcripciones, González y Fragoso serían compadres y estuvieron trabajando juntos en el lavado de dinero al menos desde el año 2009.