ONU: Tortura en México es generalizada

Así concluyó Juan Méndez, el relator de la Organización de las Naciones Unidas tras su visita al país entre el 21 de abril y el 2 de mayo pasado

Guía de Regalos

ONU: Tortura en México es generalizada
La policía en todos sus niveles no goza de buena reputación.
Foto: EFE

México.- “La tortura es generalizada en México”, concluyó Juan Méndez, el relator de la Organización de las Naciones Unidas (0NU) tras su visita a México entre el 21 de abril y el 2 de mayo pasados cuando se entrevistó con víctimas y sus familiares y altos funcionarios del gobierno.

La tortura ocurre especialmente desde la detención y hasta la puesta a disposición de la justicia, y con fines de castigo e investigación“, dijo. Y hay inquietantes coincidencias en los testimonios.

La mayoría asegura que son detenidos por personas vestidas de civil, a veces encapuchadas, que conducen autos no identificados y no cuentan con una orden judicial ni informan los motivos de la detención.

La detención va acompañada de golpes, insultos y amenazas y las personas son conducidas con los ojos vendados a sitios que desconocen -incluyendo bases militares- donde continúan las torturas.

Combinan puños, pies y patadas; toques con dispositivos eléctricos (generalmente en los genitales); asfixia con bolsa de plástico o introducción al agua; desnudez forzada, manoseos en senos y genitales y violaciones sexuales.

LEA ADEMÁS:

ONU: México y Venezuela violan los derechos humanos

10 claves de la crisis de derechos humanos en México

Por qué Peña Nieto quiere armar a agentes extranjeros en México

Más respeto en las protestas de México

“En ocasiones pueden transcurrir días sin que se informe del paradero de la persona o se la presente a la autoridad”, afirma Meléndez.

Y como agravante de tal situación han aumentado las denuncias por abuso de la fuerza pública durante manifestaciones y contra periodistas o defensores de los derechos humanos, lo que no ha sido acompañado de investigaciones efectivas.

Tales conclusiones, dadas a conocer en un informe presentado hoy ante el Comité contra la Tortura de la ONU, son un “reto” para México, dijo.

Por tanto, urgió al país a implementar “prontamente” sus recomendaciones y a la comunidad internacional a asistir a México en su lucha para eliminar la tortura y los malos tratos, revertir la impunidad y garantizar la reparación integral de las víctimas.

La mayoría de estos casos no han sido investigados, ni sancionados o bien han sido calificados como conductas de menor gravedad y los agredidos son revictimizados cuando presentan denuncias o se someten a exámenes médicos.

“En general las víctimas de torturas y maltratos son personas de bajos recursos o de sectores sociales marginados, lo que agudiza los problemas de estigmatización y debilidad de los salvaguardias de protección”, observó el relator.

A pesar de que México ha firmado cinco convenios y convenciones contra la tortura, la discriminación, las desapariciones forzadas, el alto número de denuncias y los testimonios que documentó el relator de la ONU no se reflejan en igual número de investigaciones por torturas y maltratos y menos aún en condenas.

“Es un signo de preocupante impunidad”, observó.

El gobierno informó que sólo obtuvo cinco sentencias condenatorias de tortura entre 2005 y 2013 y, de ellas, sólo dos han quedado firmes con penas de tres y 37 años respectivamente.

De las 11,224 quejas de tortura recibidas por la Comisión Nacional para los Derechos Humanos entre 2005 y 2012, ésta sólo emitió 223 recomendaciones sobre las cuales no existe una sola sentencia penal. “Esto indica que la impunidad abarca casos de tortura comprobados por las comisiones”, destacó la ONU.

Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional

“Este informe vital y mordaz de un experto de la ONU sobre la tortura destaca una cultura de la impunidad y la brutalidad a la cual le hemos estado haciendo campaña durante años. El presidente Enrique Peña Nieto no puede alegar desconocimiento sobre este tema. Por el contrario, se debe aceptar y actuar sobre todas las recomendaciones de la ONU establecidas en el informe del Relator Especial”.

Amnistía Internacional pide al gobierno mexicano que garantice que los médicos forenses realicen exámenes inmediatos, imparciales y exhaustivos a cualquier persona que alega tortura. También ha pedido a las autoridades a aceptar los informes forenses de expertos independientes como prueba válida en casos judiciales.

Senador Miguel Barbosa, presidente de la mesa directiva del Senado

“No podemos admitir una opinión como si cada persona que estuviera detenida o sujeta a investigación pudiera ser torturada, eso no es real. Hay que resolver cosas, sí. Creo yo que el Gobierno, los poderes del Estado mexicano están en un esfuerzo institucional para que las policías, las fuerzas del orden, realicen su trabajo en acatamiento a los derechos humanos, pero de ahí, y hay que resolver muchas cosas, de ahí a establecer que es generalizada la tortura, yo creo que no hace bien quien viene, investiga, toma datos y llega a una conclusión así”.

Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH

“Es importante que la CNDH y el Senado de la República trabajen conjuntamente en la elaboración de los proyectos de las Leyes Generales en Materia de Desaparición Forzada y sobre Tortura, lo que contribuiría a fortalecer las bases para enfrentar esos problemas, además de cumplir con los compromisos contraídos con organismos internacionales”.