Concesionarios no se dan abasto con los pedidos del Dodge Hellcat

Los exagerados pedidos del muscle car incluso han generado disputas entre los distribuidores
Concesionarios no se dan abasto con los pedidos del Dodge Hellcat
Los Dodge Hellcat han rebasado la expectativa de pedidos que tenía FCA.
Foto: FCA

Con una cifra de pedidos sin precedentes, el Dodge Challenger SRT y el Hellcat de 707 HP rompen las reglas en las ventas de vehículos, y algunos comerciantes de Dodge también las están rompiendo.

Los distribuidores de Dodge en Estados Unidos se han quejado porque sólo pueden obtener un Hellcat por mes y ya empiezan las disputas entre ellos. Los distribuidores de Dodge hasta el momento han entregado más de 2,200 Hellcats, pero los consumidores quieren muchos más.

Fiat Chrysler ha recibido más de 9,000 pedidos de Hellcats, el doble de lo que la automotriz había previsto después de considerar las ventas anuales de este tipo de autos competitivos, como el Corvette Z06 y el Mustang GT.

La mayor parte de los cerca de 2,300 concesionarios Dodge no podrán obtener más de un Hellcat por mes y en algunos casos ni siquiera eso.

Pero como muchas reglas no están escritas, un vendedor en un concesionario de una pequeña ciudad de Ohio ha tomado depósitos y colocado pedidos de consumidores en todo el país, por más de 200 Hellcats desde el otoño pasado, y los clientes siguen esperando.

Un informe de la pagina Hellcat.org pide a algunos comerciantes que no sean tan escrupulosos con los depósitos no reembolsables de hasta $5,000 sólo para ponerse en la fila para comprar un Hellcat.

Algunos comerciantes están vendiendo Hellcats y tomando ofertas selladas (con sobreprecios) de los consumidores. Otros comerciantes están poniendo a prueba los límites de la subasta de precio en sitios como eBay. Varios distribuidores en todo el país están pidiendo hasta $25,000 más del precio de etiqueta de los Hellcat.

Los aumentos de precios, que son legales, son comunes en los sitios web de los distribuidores que muestran Hellcat no vendidos en su inventario o aquellos que los venden en eBay por encima del precio de venta.

Gualberto Ranieri, el principal portavoz de Fiat Chrysler, tomó la inusual decisión de castigar a varios concesionarios por lo que llamó prácticas sin escrúpulos alrededor de la venta de los Hellcat. Ranieri advirtió que algunas de las acciones del distribuidor más atroces podrían poner en peligro los acuerdos de franquicia o incluso pueden ser ilegales.

El Dodge Charger SRT Hellcat comienza en $65,290 mientras que el Challenger SRT Hellcat comienza en $61,090. Ambos precios incluyen los costos de entrega y su alto consumo de gasolina, algo que los entusiastas pasan por alto.

Un concesionario de Dodge dijo: “Estoy seguro de que la automotriz resolverá eso. Lo bueno es que ha generado un tráfico inusual”. Según este concesionario, “los depósitos que se han tomado son totalmente reembolsables y cuando tengamos un Hellcat, se entregará inmediatamente y no se venderá a un precio superior al de etiqueta”.

“Los consumidores se sienten frustrados”, señaló Don Lee, presidente de Lee Auto Malls que opera dos tiendas de Chrysler-Jeep-Dodge Ram en Maine. Hasta ahora, sus tiendas han vendido inmediatamente los dos Hellcats que han recibido, con el precio de etiqueta.

Hemos tomado cuatro o cinco depósitos. Llevábamos mucho más, pero no podemos dar información sólida al cliente. Después del cuarto o quinto depósito, tenemos que buscar al cliente y decirle que podría esperar un año o más”, dijo Lee.

El sistema de asignación de los vehículos a los concesionarios es complicada, tiene en cuenta elementos como las ventas totales de Dodge, la venta anterior del Hellcat y cuantos días se sentó sin vender.