Diabulimia, trastorno alimenticio peligroso

Jóvenes con diabetes tipo 1 manipulan sus dosis de insulina para reducir libras
Diabulimia, trastorno alimenticio peligroso
Muchos adolescentes con diabetes tipo 1 manipulan sus dosis de insulina para perder peso.
Foto: /Archivo / La Opinión

patricia.prieto@laopinion.com

Por accidente. Así fue como Emmy descubrió que cuando olvidaba aplicarse las dosis regulares de insulina sus niveles de azúcar subían y sus compañeros de clase le decían, “¿qué te has hecho que te vez bien?

“Por eso me dí cuenta que al manipular mis dosis de insulina podía tener una mejor imagen, una temperatura del cuerpo más agradable y verme más delgada, aunque en realidad el perder de peso no fue mi propósito”, cuenta la joven residente de Minnesota, quien prefirió conservar su apellido en el anominato.

Tenía 16 años cuando se dieron los primeros síntomas de su desorden de manipular la dosis de insulina y después de tres años de entradas y salidas a hospital y centros de cuidado por efectos secundarios de la diabetes tipo 1, por el mal manejo de la vital hormona, Emmy fue diagnosticada con diabulimia y por 4 o 5 años estuvo en tratamiento.

Hoy, a los 26 años de edad, recién casada y con una licenciatura, la joven se siente afortunada de estar con vida y haber superado este desorden alimenticio que puso en peligro su vida y que día tras día supera “aunque a veces hay días buenos y malos, porque como tu sabes, en la vida nada es perfecto”.

Y aunque no se tienen al momento cifras estadísticas sobre cuántos niños, adolescentes y adultos con diabetes tipo 1 están atrapados en este desorden alimenticio, el Dr. Ovidio Bermúdez, especialista en los trastornos de la conducta alimentaria, dice que éste es un problema real que en la actualidad afecta a los jóvenes, con una tendencia mayor en las del sexo femenino.

El Trastorno Dual de la Conducta Alimentaria y la Diabetes, como realmente se le llama al desorden alimenticio de la manipulación de insulina, y que hoy se le está llamando ‘diabulimia’, es un problema de las personas con diabetes tipo 1, que aprenden a edades tempranas a manipular sus dosis de insulina para purgar las calorías del cuerpo”, especifica el Dr. Bermúdez, director y jefe médico del Child and Adolescent Services at Eating Recovery Center, en Denver, Colorado.

Este es un problema alimenticio “extremadamente peligroso”, acentúa el galeno, que está demostrado en dos estudios relevantes que a la fecha se han hecho. Uno de ellos compara la mortalidad de la diabetes y la anorexia nerviosa con la “diabulimia” y encontró que la taza de mortalidad de ésta es 17 veces más alta que la diabetes sola y 5 veces más alta que la anorexia nerviosa sola.

“El otro estudio, encontró que después de seguir por un período de 10 a 12 años a un grupo de jóvenes con diabetes tipo 1 y con este desorden de alimentación, todas las pacientes estaban ya sea ciegas, con fallo renal o con trasplante de riñón…. O sea, que todos los pacientes tenían complicaciones y daños de salud muy serios e irreversibles”, detalla el especialista en desordenes alimenticios.

Como vemos, esta es una afección “muy seria” de la que poco se habla. Pero hay que ponerle atención porque “es un desorden muy presente en adolescentes o adultos jóvenes, que cursan el college y pertenecen a un grupo de la población que por su edad es muy saludable”.

El Dr. Luis Sandoval, especialista en Medicina Familiar y psiquiatría, en Kaiser Permanente de Santa Ana, California, dice que la “diabulimia” es una condición que puede afectar a cualquier persona con diabetes tipo 1, sin embargo es más común en las mujeres entre los 15 y 30 años de edad.

Se calcula que alrededor de un tercio de todas las mujeres con diabetes tipo 1 en Estados Unidos se han privado en algún momento de insulina para perder peso”, dice. “Y como muchos pacientes ocultan el comportamiento, la cifra podría ser mucho más alta”.

Según la Asociación Americana de la Diabetes, las investigaciones indican que los trastornos alimentarios (en general) probablemente son más comunes en las mujeres con diabetes que en las mujeres que no la padecen. (http://bit.ly/1BUBuWF).

El Dr. Sandoval enumera algunas de las señales que los padres deben de tener en cuenta para identificar al hijo con “diabulimia”:

Elevación prolongada e inexplicable de los niveles de la glucosa en la sangre

Cambio en los hábitos alimenticios, como por ejemplo, saltarse comidas o notar que la persona come más

Aumento o pérdida de peso

Una preocupación excesiva por su peso o imagen corporal

Ganas de orinar frecuentemente

Hacer ejercicio excesivamente

Tomar laxantes u otros productos para el control de peso

Cambios de humor o falta de energía; cansancio, irritabilidad, ansiedad o incluso, desmayos

Periodos irregulares o la ausencia de un ciclo menstrual