Mexicanos en el extranjero ansían votar, pese a pedido de padres de normalistas

La campaña de la "Caravana 43 USA" de abstención al voto mexicano no gana adeptos en Los Ángeles
Mexicanos en el extranjero ansían votar, pese a pedido de padres de normalistas
Un hombre encapuchado hace una pintada en una pared, durante una nueva jornada de protestas en rechazo a la desaparición de 43 estudiantes en Iguala.
Foto: EFE

@Alvaradoisa

“Estamos en contra de las elecciones, porque quien gane sería un títere más”, expresó Josimar de la Cruz, hermano de uno de los sobrevivientes de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero.

Su mensaje se escuchó en un restaurante de Los Ángeles hace unos días.

Uno de los objetivos de la “Caravana 43 USA”, que recorre distintas ciudades del país, es pedir que no se vote en las elecciones federales de México en junio, para abofetear así a un sistema político corrupto.

LEE TAMBIÉN: #Caravana43, Los Ángeles acoge a padres de normalistas

En Los Ángeles, sin embargo, esta campaña no ha ganado adeptos. De hecho, aquí esperan con ansias el proceso de “credencialización” que iniciará en los consulados a mediados de noviembre.

Se espera que alrededor de un millón de mexicanos en esta región y hasta cinco millones en todo el país tramiten una credencial para votar a través del Instituto Nacional Electoral (INE, antes Instituto Federal Electoral o IFE) y puedan elegir desde aquí al presidente de México y a legisladores federales.

La lucha a favor del voto de los mexicanos en el exterior inició en la década de 1990.

“Sé que la gente está enojada, que han pasado injusticias, que los partidos políticos no son una bendición de Dios (…) pero tenemos que salir a votar. Si no ¿quién se va a montar en el poder? ¡Cualquiera!”, dijo Francisco Moreno, miembro de la coalición apartidista MIMEX, que en unos días viajará a la Ciudad de México para revisar el avance de la “credencialización”.

A esta ciudad han venido representantes de institutos políticos para reunirse con simpatizantes.

El domingo, Silvano Aureoles, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), participó en un foro en Plaza México. Antes vinieron líderes del Partido Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano.

El contrapeso de estos foros ha sido la caravana de los familiares de Ayotzinapa, ahora los mayores opositores del poder político. Un alcalde habría ordenado la detención ilegal de los 43 estudiantes.

LEE ADEMÁS: Ayotzinapa, la matanza que desenmascaró el gobierno de EPN

“Pedir que no se vote en junio va a ser un fuerte mensaje”, expresó el activista Rafael Muñoz.

Lo cierto es que detrás de la visita de los padres de los normalistas desaparecidos estuvieron simpatizantes de un nuevo partido político, Movimiento Regeneración Nacional (MORENA).

Manuel Santiago, quien colaboró en la “Caravana 43 USA”, cree que el sufragio es una vía para el progreso. “No importan los juegos sucios de los partidos políticos porque al final el voto tiene valor”.

Moreno confía que el voto de sus paisanos definirá el rumbo del país al que mandan miles de millones de dólares cada año. “El reto es que los mexicanos vean esta oportunidad de cambiar a México”, dijo.

Alrededor de la web