Así celebró Disneyland sus 60 años

El viernes dio inicio Diamond Celebration, los eventos especiales que conmemoran el aniversario del parque

Los fuegos artificiales Disneyland Forever son el centro de atención de la celebración.
Los fuegos artificiales Disneyland Forever son el centro de atención de la celebración.
Foto: Josep Parera/La Opinión

El pasado viernes miles de visitantes acamparon en las afueras de Disneyland para ser los primeros en entrar al parque… a las seis de la mañana.

Con la apertura de sus puertas a tan temprana hora, y para un evento de 24 horas (la tercera vez que el resort de Anaheim lo hace), se llevó a cabo la inauguración del Diamond Celebration, con la que Disneyland y su parque hermano, Disney’s California Adventure festejan el 60 aniversario del primero.

Este medio tuvo acceso a todo ello los dos días previos, cuando hubo ocasión de contemplar las principales novedades, especialmente por lo que se refiere a los nuevos espectáculos en ambos parques: Paint the Night, el desfile nocturno, y Disneyland Forever, los fuegos artificiales, en Disneyland, y World of Color: Celebrate!, el estreno del nuevo show en California Adventure.

Además, algunas atracciones han sido remodeladas: Soarin’ Over California presenta ahora una nítida copia digital, el monstruo de las nieves en Mattherhorn Bobsleeds es más terrorífico que nunca y en Haunted Mansion ha “resucitado” un personaje clásico, el Hatbox Ghost.

Por lo que respecta a los espectáculos antes citados, aquí tienes un resumen:

World of Color: Celebrate!: es un homenaje a Walt Disney y la compañía que creó, con momentos excelentes (aquellos protagonizados por éste, el montaje de cintas animadas, la aparición de “Star Wars”) y otros innecesarios (la narración de Neil Patrick Harris y la inclusión de casi toda la canción “Let It Go”, de “Frozen”.

Disneyland Forever: los fuegos artificiales son la gran obra maestra de esta celebración. Primero, si deseas verlo en todo su esplendor, sitúate en medio de Main Street, desde donde observarás los tradicionales fuegos, esta vez acompañados de proyecciones sobre los edificios de la calle, que se convierten en secuencias de clásicos animados o en fascinantes réplicas de ellos mismos.

Paint the Night: es el desfile nocturno que rinde homenaje al legendario Electrical Parade, aunque esta vez se trata de un verdadero festival de luces (una de las carrozas ofrece 28,000 lámparas LED, y cada una de ellas controla por control remoto los trajes de luces que llevan los bailarines que las rodean).