El legado de LeBron puede estar en juego

Un triunfo en las Finales contra Warriors lo acercaría más a ser el mejor de la historia, pero ¿y si las vuelve a perder?
El legado de LeBron puede estar en juego
LeBron James ha alcanzado su tope como estrella y leyenda de la NBA.
Foto: Getty Images

Las Finales de la NBA están por comenzar y más allá de la pregunta de quién ganará entre Golden State y Cleveland, se siente la intriga sobre cómo afectará el resultado de la serie al legado de LeBron James.

¿Ganará su tercer campeonato de manera individual y, en su retorno a Cleveland, le dará a la ciudad un gozo que ésta no ha tenido en los deportes profesionales desde 1964?

¿Perderá en las Finales por cuarta ocasión en las seis veces que ha conducido a su equipo a tal instancia para, inevitablemente, volver a ser objeto de esos interminables cuestionamientos?

Lo que hay de fondo en esta nueva aparición de LeBron en las Finales NBA, escenario al que ha vuelto una costumbre su presencia con cinco veranos seguidos de protagonismo, tiene que ver con historia, y con Michael Jordan y Kobe Bryant.

James, no es un secreto, ha estado en una misión durante su carrera de llegar a ser el mejor basquetbolista de la historia, un título no escrito que de manera casi unánime le pertenece a Jordan.

Si bien James ha alzado el trofeo Larry O’Brien de campeón de la NBA menos veces que Jordan (6) y Bryant (5), su consistencia e incomparable versatilidad le han colocado en la discusión de quién es el mejor, sujeto a que siga acumulando títulos.

La discusión ha crecido en estos días recientes al guiar LeBron a los Cavaliers, un equipo miserable casi todo el tiempo que él estuvo con el Heat de Miami, pero al que tiene soñando, a pesar de ser un plantel con muchos cambios durante la campaña y a pesar de las lesiones de Kevin Love y Kyrie Irving, las otras dos estrellas del club.

Pero mientras un triunfo contra los Warriors solidificaría el legado de James, una derrota no le vendría bien a sus credenciales de finalista. Jordan nunca perdió unas Finales y Bryant perdió dos veces a cambio de cinco coronaciones.

No son unas Finales normales; son unas que dejarán huella.

‘King’ James en playoffs

2007 – A las Finales en cuatro años

En su cuarta temporada y con 22 años de edad, James llega a las Finales, pero estando los Cavaliers muy “verdes”, son borrados en cuatro juegos por San Antonio.

44.7 Sus minutos promedio en 20 juegos de esos playoffs

2011 – ‘Big 3’ no es igual a campeonato

En su primer año con el Heat de Dwyane Wade y Chris Bosh, James llega como favorito a las Finales contra Dallas, pero no hace el trabajo y pierden en seis partidos

23.7 Los puntos anotados por juego en los playoffs, e promedio más bajo en su carrera

2012 – Por fin se puede decir ‘Rey’

Convertido al fin en el consumado No. 1 de la NBA, LeBron es campeón en su novena campaña. El Thunder de Kevin Durant no es rival y la serie acaba en cinco juegos

30.3 Los puntos anotados por juego en su mejor postemporada

2013 – Bicampeón y un poco de arrogancia

James no se rinde y Miami logra un milagroso triunfo contra los Spurs para ganar las Finales en siete juegazos. Al recibir los trofeos, James es vencido por la soberbia y se asume como un “Rey”

6.6 Asistencias promedio en 23 juegos de los playoffs, además de 25.9 puntos

2014 – Spurs y el calor lo derrotan

El aire acondicionado de la arena de los Spurs se descompuso en el primer juego y James sufrió de calambres. Eso fue el inicio de una serie que no iba a terminar bien para él. San Antonio ganó en cinco juegos y fue el final de LeBron en Miami

38.2 Sus minutos jugados por juego, el promedio más bajo en su carrera

2015 – Más líder que nunca

James ha cargado con todo el peso en estos playoffs. Su labor es admirable: 27.6 puntos, 10.4 rebotes, 8.3 asistencias y un total control de las situaciones