Gobernadora de Carolina del Sur pide retirar la bandera confederada

Gobernadora de Carolina del Sur pide retirar la bandera confederada
Foto: EFE

La gobernadora de Carolina del Sur, la republicana Nikki Haley, pidió este lunes la retirada de la bandera confederada de los jardines del Parlamento estatal tras reavivarse la polémica sobre ese polémico símbolo con el tiroteo en una iglesia de la comunidad negra de Charleston la semana pasada.
“No vamos a permitir que esto nos divida. (…) Como estado tenemos que ser la casa de todos, no vamos a declarar aquí un vencedor o un perdedor”, dijo Haley en una rueda de prensa.
“Esta bandera no representa el futuro de nuestro estado”, dijo la gobernadora.
El Parlamento del estado debatirá en las próximas semanas la retirada de la bandera confederada de su sede, después de que hace 15 años, tras una protesta de 46,000 personas, decidiera trasladar la controvertida enseña de la cúpula del Capitolio a los jardines.
Carolina del Sur ha reavivado el debate sobre un símbolo que divide a Estados Unidos desde su Guerra Civil: la bandera confederada, historia e identidad para unos y emblema racista para otros.
La controvertida enseña de los estados secesionistas ondea en el Capitolio de Carolina del Sur desde 1962, izada al calor del resurgir que vivió como símbolo político a partir de los años 50 en pleno movimiento por los derechos civiles.
Hoy, seis días después de la matanza de nueve personas en una histórica iglesia de la comunidad afroamericana, su presencia en el Capitolio estatal irrita, indigna y ofende a numerosas personas.
Centenares de ciudadanos marcharon el sábado en Charleston y en la capital del estado, Columbia, para pedir a la gobernadora, la republicana Nikki Haley, que retire la bandera del Capitolio, un debate que los legisladores no abordarán hasta que haya pasado un tiempo de duelo tras el suceso.
El autor confeso de la masacre de Charleston, el joven blanco Dylann Roof, fue detenido en un coche que llevaba una matrícula con la bandera confederada y ayer trascendieron unas fotografías en las que posaba con la enseña.
La bandera confederada fue la única del Capitolio de Carolina del Sur que no se colocó a media asta tras la matanza, en claro contraste con las enseñas federal y estatal erigidas en la cúpula del parlamento.
Estas imágenes “duelen” a los centenares de personas que han salido a la calle en los últimos días para pedir que el estado emule a otros vecinos del sur y retire la enseña de su Capitolio.
Uno de esos estados fue Florida, bajo el mandato del gobernador Jeb Bush, que ahora, como aspirante a la Casa Blanca en 2016 y al igual que todos sus competidores republicanos, se ha pronunciado con extrema cautela para no enfadar al electorado conservador blanco del sur.
La bandera “pertenece al museo” es precisamente la expresión con la que el presidente estadounidense,Barack Obama, ha resumido siempre su postura sobre la bandera confederada. También tras la matanza de Charleston, como recordó su portavoz esta semana.
Que el debate sobre esta controvertida enseña es un asunto incómodo para los aspirantes republicanos lo hizo evidente uno de ellos, el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee, al apresurarse a situar este tema fuera del debate presidencial y defender que solo el estado debe abordar la cuestión. Una postura que secundaron sus competidores Marco Rubio y Ted Cruz.
El único líder republicano de perfil alto que se posicionó de manera rotunda contra la bandera fue el candidato conservador a la Presidencia en 2012, Mitt Romney. “Retiren la bandera confederada del Capitolio de Carolina del Sur. Para muchos, es un símbolo de odio racial. Retírenla en honor de las víctimas de Charleston”, escribió este sábado en Twitter.
Su comentario obtuvo el apoyo de Obama, artífice de su derrota en 2012, quien respondió a ese mensaje con otro tuit: “Buen punto, Mitt”.