Cuidado con el calor y la deshidratación

Bebe suficiente agua antes de comenzar cualquier actividad al aire libre
Cuidado con el calor y la deshidratación
Incluso si no tienes sed, bebe agua cada 15 a 20 minutos.
Foto: Shutterstock

Si eres una persona activa y te gusta hacer ejercicio al aire libre durante los días de verano, los expertos recomiendan tener moderación a la hora de exponerse al calor y el sol. Aunque seas una persona joven y saludable, puedes sufrir de deshidratación e insolación.

La deshidratación puede causar que la persona sufra de síntomas como debilidad, mareos, dolor de cabeza, desorientación, rápidos latidos del corazón, náuseas y vómito. Esta condición puede dañar el cerebro, otros órganos vitales y hasta causar la muerte.

“Si una persona está en el sol por mucho tiempo puede comenzar a sufrir de un ‘heat stroke’ (‘golpe de calor’). Se sofoca porque el calor, el sol y la humedad hacen aumentar la temperatura del cuerpo y se comienza a desarrollar una fiebre interna. Eso produce desorientación, vómitos y se puede perder la conciencia”, explica el doctor Manny Alvarez, del Centro Médico de la Universidad de Hackensack, en NJ.

Los factores que pueden poner a una persona en mayor riesgo de sufrir complicaciones por el calor son: poca sudoración, fiebre, deshidratación, enfermedades del corazón y mentales, circulación pobre, quemaduras del sol, uso de alcohol y drogas, y la obesidad.

Aunque los infantes menores de 4 años, los adultos mayores de 65 y personas con enfermedades crónicas son los más sensibles a los efectos de las altas temperaturas, los expertos aseguran que también los más saludables pueden sucumbir al calor si practican actividades físicas extenuantes en climas muy calurosos y húmedos, aunque esté sólo en los 80 Fahrenheit.

Los ancianos y niños

persona mayor
Niños y personas mayores deben tener especial cuidado.

En el caso de los ancianos y niños muy pequeños, se puede presentar una condición en la que el cuerpo no es capaz de mantener una temperatura baja debido a que pierde su habilidad de compensarse y enfriarse apropiadamente, por lo que la temperatura sube rápidamente.

Por ello, hay que mantener a los niños bajo la sombra, pero si esto no es posible, hay que aplicarles un bloqueador con protección solar SPF superior a 30.

Recomendaciones

  • Tomar bastante agua antes de comenzar cualquier actividad al aire libre y durante la misma.
  • Evita tomar bebidas que contengan cafeína, cola y alcohol.
  • Usar ropa que quede suelta, con telas livianas y colores claros.
  • Usar un sombrero o gorra para cubrirse la frente y el rostro; gafas oscuras para proteger los ojos de los rayos ultravioletas o una sombrilla.
  • Realiza las actividades vigorosas al aire libre antes de las 10 a.m. o después de las 6 p.m.
  • Durante una actividad al aire libre, toma descansos frecuentemente.
  • Incluso si no tienes sed, bebe agua cada 15 a 20 minutos.
  • También evita las comidas calientes y pesadas.