Estadounidenses se siguen endeudando con sus autos

Aún no sabemos si estamos en medio de una burbuja que podría estallar en cualquier momento
Sigue a La Opinión en Facebook
Estadounidenses se siguen endeudando con sus autos
Los compradores extienden cada vez más la duración de sus créditos automotrices.
Foto: Shutterstock

Luego de que las acciones en el negocio del automóvil suban, sufrirán inevitablemente una fuerza de igual magnitud pero en dirección opuesta, según la tercera ley del movimiento de Newton que establece que, al menos en términos no científicos, “todo lo que sube tiene que bajar“.

En otras palabras, nos preguntamos: ¿hay una burbuja en el mercado automotor que pronto estará a punto de estallar, como algunos podrían temer, o estamos en medio de una economía tan saludable que puede sostener un crecimiento continuo en el negocio de autos nuevos?

Según la Asociación Nacional de Concesionarios de Automóviles, cerca de 17 millones de automóviles y camiones nuevos serán entregados a los clientes de este año, el número más alto registrado desde 2005.

Según Kelley Blue Book, el costo medio de un vehículo nuevo es ahora de $33,340, aproximadamente $1,000 más alto de lo que era hace un año. Esto refleja tanto el aumento de los costos y los cada vez más ricos gustos de los consumidores.

No es sorprendente que los estadounidenses se endeuden más profundamente y por períodos más largos para acomodar los precios de las etiquetas de los vehículos.

Según Experian Automotive, los préstamos de autos nuevos a más largo plazo que el normal de 60 meses, dura tanto tiempo como 84 meses, que son siete años, y ahora representa un récord de 29.5% de todos los vehículos nuevos financiados.

Es más, la cantidad financiada y los pagos mensuales de automóviles están llegando a grandes alturas también. El préstamo promedio de autos nuevos es ahora hasta $28,711, unos $1,000 más en comparación con 2014, con un pago promedio de $488.

Estos aumentos en los términos y los costos de financiamiento se deben tomar como signo de fortaleza en el mercado de la automoción, aunque los consumidores deben tener cuidado de no excederse a sí mismos en el proceso.

“Los préstamos a largo plazo ayudan a los consumidores a mantener los pagos mensuales manejables, y les permiten comprar los vehículos que necesitan sin tener que romper el banco”, asegura Melinda Zabritski, director senior de financiamiento automotriz de Experian.

“Sin embargo, es fundamental que los consumidores entiendan que si toman un préstamo a largo plazo, podrían enfrentarse a un valor patrimonial negativo en caso de optar por cambiarlo después de unos pocos años”, agregó Zabritski. Los datos de Experian también indican que los costos de financiamiento promedio están aumentando.

Según datos de la compañía, la tasa de interés promedio para préstamos para comprar autos nuevos está en 4.71%, que es a partir de 4.54% en 2014. Eso es alrededor de 1.7% más alto que el promedio nacional para un préstamo de auto nuevo de 60 meses, lo que se sitúa en el 3.05% para compradores bien calificados.

Al mismo tiempo, Experian dice que la puntuación media de crédito requerida para calificar para un nuevo préstamo de vehículo disminuyó ligeramente durante el año pasado, a una cuenta de FICO de 713.

Con ese fin, el proveedor de datos de crédito Equifax señala que el 23.9% de los 6’660,000 préstamos emitidos en el primer trimestre de este año, fueron a los prestatarios que tienen calificaciones de crédito de alto riesgo, lo cual es un poco más que el 23.2% durante el mismo período hace un año.

Equifax dice que los préstamos de autos nuevos de alto riesgo es todavía sólo el 3,9% por encima de sus niveles del 2010, en la época en que las ventas de automóviles en los Estados Unidos estaban en su punto más bajo por la recesión. Lo que es más, de todos los préstamos de alto riesgo emitidos, sólo el 3.3% eran morosos en mayo, ligeramente por encima del mismo mes en 2014.

Por desgracia, los compradores de vehículos con problemas de liquidez están encontrando poco consuelo en el mercado de vehículos usados.

Experian asegura que la deuda de financiación de autos usados continúa con su tendencia a la alza y se sitúa en un promedio de $18,213 por vehículo, a partir de los $17,927 en 2014. Las tasas de interés aquí son altas, con el préstamo promedio financiado al 9.17% anual.

Los estudios no señalan claramente si se trata de una burbuja, o si las ventas de vehículos nuevos o financiados estallarán incluso en el corto plazo.