Civiles blancos, armados, intimidan en Ferguson

Llegan con sus chalecos camuflados a prueba de balas y fusiles de guerra al lugar donde los afroamericanos realizan sus protestas
Civiles blancos, armados, intimidan en Ferguson
Un manifestante en Ferguson confronta a un integrante de los Oath Keepers, un grupo armado de civiles.
Foto: Getty

El retorno de una milicia armada que patrulla las calles de Ferguson suscitó críticas el martes tanto de manifestantes como del jefe de policía del condado mientras continuaban este martes las manifestaciones para conmemorar el aniversario de la muerte del joven afroamericano Michael Brown a manos de un policía blanco.

Los Oath Keepers, con sus chalecos camuflados a prueba de balas y fusiles de guerra y pistolas han incrementado su presencia en la avenida West Florissant, escenario de marchas y protestas durante los últimos días.

El jefe policial de St. Louis, Jon Belmar, la llegada de los Oath Keepers resulta “tanto innecesaria como provocativa”.

Los Oath Keepers,  un grupo activista ultraderechista antigubernamental, está integrado por militares y ex militares y policías blancos. La ley de Missouri permite que todo el que tenga autorización para portar armas la pueda exhibir en todo el estado.

Por otra parte, la madrugada de ayer martes la Policía arrestó a alrededor de dos decenas de personas en Ferguson durante una protesta que se llevó a cabo pese a que el director ejecutivo del condado de St. Louis, Steve Stenger, proclamó el estado de emergencia, una situación que autoriza  Belmar, a tomar el control del manejo de emergencias de la policía en el interior y los alrededores de Ferguson.

McGuire dijo que se efectuaron 23 arrestos, aunque la policía todavía no había contabilizado la cifra total.