Inglewood apuesta por los Rams

El proyecto de un estadio para 80,000 aficionados es el imán para atraer al equipo que hace 20 años abandonó Los Ángeles
Inglewood apuesta por los Rams
Maqueta del estadio que se construiría en la ciudad de Inglewood para albergar un equipo de la NFL.
Foto: Archivo / Suministrada

Los Rams abandonaron Los Ángeles hace 20 años, pero el paso del tiempo no ha podido romper la relación entre la franquicia de la NFL y sus seguidores en esta ciudad.

El lunes, en el campo de prácticas que el equipo tiene en Oxnard, más de 5,000 aficionados se hicieron presentes en el entrenamiento de pretemporada.

“Este es el equipo con el que crecí, con el que formé grandes recuerdos en mi juventud”, dijo el director de la organización Bring The Rams Back, Tom Bateman.

Al tomar la decisión de mudarse a San Luis, los Rams hirieron los sentimientos de sus seguidores pero nunca borraron las huellas que bien podrían servirles para trazar la ruta de regreso a Los Ángeles.

“Fue un divorcio amargo y poco podíamos hacer como aficionados en el momento que los Rams decidieron irse, pero ahora las circunstancias han cambiado”, comentó Bateman.

El retorno de los Rams tomó fuerza cuando el propietario de la franquicia, Stan Kroenke, puso sobre la mesa del comisionado de NFL el proyecto de construir un estadio en Inglewood.

Kroenke es dueño del predio de 120 hectáreas donde se edificaría el inmueble para 80,000 aficionados, un hotel de lujo y un anfiteatro de 6,000 asientos para ejecutar conciertos musicales.

El costo del proyecto está calculado en dos mil millones de dólares, financiados en su totalidad por capital privado.

El plan de Inglewood compite con la propuesta de Carson, que apuesta por construir un estadio que sea compartido por los Chargers y los Raiders.

“La gran diferencia es que el grupo de Carson todavía no compra el terreno que dice sería el lugar donde construirían el estadio, además ese terreno requiere una costosa limpieza ambiental ya que ahí se almacenaban químicos. El caso de Inglewood es diferente porque Stan Kroenke es el único dueño del terreno y todos los permisos de construcción ya están autorizados”, explicó Bateman.

Jerry Jones lo apoya

El grupo que encabeza Bateman no está afiliado de manera oficial a la NFL o a los Rams, pero la propuesta de Inglewood tiene aliados muy poderosos dentro de la Liga.

El dueño de los Dallas Cowboys, Jerry Jones, se declaró recientemente partidario de Kroenke y eso le da una buena ventaja al proyecto de Inglewood sobre el de Carson.

“El mercado de Los Ángeles necesita tener una franquicia de la NFL, y para hacerlo de manera correcta se necesita a la persona idónea. Yo soy un admirador de Stan Kroenke por la forma tan brillante en que se ha conducido dentro de la NFL, el es el tipo de personas que queremos en esta Liga”, dijo Jones a múltiples medios de comunicación que siguen la pretemporada de los Cowboys en Oxnard.

El respaldo de Jones, uno de los dueños más influyentes dentro de la NFL, es una buena señal para aquellos que quieren ver de regreso a los Rams, que al establecerse en 1946, procedente de Cleveland, se convirtió en la primera franquicia deportiva en la historia de Los Ángeles.

Se espera que los dueños de la NFL decidan en diciembre, o los primeros días de enero, entre las propuestas de Inglewood o Carson, pero para Bateman no hay duda de cual será el veredicto.

“Estoy cien por ciento confiado de que los Rams regresarán a casa”.

 

El proyecto de Inglewood

120 hectáreas de terreno para construir el estadio

80,000 asientos permanentes

2,000 millones de dólares sería su costo

No se utilizarían recursos públicos para construirlo

100 millones de dólares más al año, de lo que actualmente captan, ganarían los Rams en publicidad, mercadotecnia y venta de boletos al cambiarse de San Luis a Los Ángeles.

2018 sería el año en el que el estadio sería inaugurado para su primera temporada

10,000 empleos se crearían alrededor del estadio una vez que abra sus puertas