La lucha por vivienda asequible en La Misión pasa a las urnas

Con la Proposición I se busca que el voto popular frene los desplazamientos, los desalojos y la pérdida de identidad del histórico barrio latino
La lucha por vivienda asequible en La Misión pasa a las urnas
Francisco Herrera, cantautor y candidato a alcalde de San Francisco, se unió a las festividades en la lucha por la vivienda asequible en San Francisco.
Foto: Fernando Torres / La Opinión de la Bahía

El lanzamiento oficial de la Proposición I conocida como ‘I Love San Francisco’, realizado el pasado 13 de agosto, representa una etapa en la lucha por mantener en La Misión vivienda asequible y detener el éxodo de negocios y trabajadores, ya que la ciudad les resulta demasiada cara para vivir.

Esta vez, los activistas y organizaciones comunitarias han decidido presentar el moratorio a las viviendas de lujo a una consulta popular que será parte de las elecciones de noviembre próximo. En una tarde festiva, se juntaron vecinos y líderes latinos para inaugurar la campaña de apoyo a la proposición y demostrar su optimismo en el resultado de la consulta, donde se espera que el pueblo trabajador tenga la última palabra.

David Campos, supervisor de San Francisco, apoya la Proposición I conocida como ‘I Love San Francisco’.
David Campos, supervisor de San Francisco, apoya la Proposición I conocida como ‘I Love San Francisco’.

“Lo que está pasando esta noche y lo que está pasando con esta campaña es parte de un gran movimiento. Sí, estamos tratando de salvar a La Misión; pero no solo es La Misión, también estamos tratando de salvar a toda la ciudad de San Francisco”, dijo el supervisor David Campos, quien fustigó al Comité Central del Partido Demócrata del Condado de San Francisco por negarse a apoyar la proposición ya que, según Campos, es un partido dirigido y financiado por intereses corporativos. “Tenemos un Partido Demócrata controlado por tipos como Ron Conway,  el multimillonario que controla San Francisco”, declaró.

La proposición llama a establecer una pausa de 18 meses a la construcción basada en los precios del mercado actual, viviendas de lujo, tiempo que según los activistas se necesita para generar un plan de estabilización para el Barrio de La Misión. La propuesta además requerirá que la ciudad tenga el plan listo para el mes de enero de 2017 y que establezca que por lo menos el 50% de las viviendas nuevas sean asequibles para los sanfranciscanos de bajos y medianos ingresos.

La crisis de vivienda está haciendo desaparecer la diversidad cultural que ha caracterizado a la ciudad, dicen los activistas. El conocido Barrio de La Misión, con su 1.8 millas cuadradas, es uno de los distritos más afectados. Desde el año 2000 se han perdido aproximadamente 1,400 familias, 80 unidades con control de renta por año, ha habido casi 3,000 desalojos, y más de 8,000 latinos lo han abandonado.

Santiago Ruiz es el director ejecutivo del Centro Vecindario de La Misión.
Santiago Ruiz es el director ejecutivo del Centro Vecindario de La Misión.

Santiago Ruiz, director ejecutivo del Centro Vecindario de La Misión, que provee servicios a unos 3,000 vecinos de toda la ciudad, dijo que el problema es regional y que afecta “a las personas de color de toda el Área de la Bahía no solo en La Misión. Lo que tenemos en La Misión es una oportunidad única de sentar un precedente, de encabezar un proceso, de demostrar cómo se hace”.

Junto con llamar a voluntarios para apoyar el trabajo por la proposición, Ruiz informó que San Francisco ya ha sobrepasado a Manhattan (Nueva York) en los precios de las viviendas.

“Ya hemos tenido suficiente. ¡Ya basta! Vamos a enfrentar esta lucha porque estamos seguros de que ganaremos. Vamos a llevar esta lucha a las urnas en donde sabemos que ganaremos. Pasaremos la Proposición I y mostraremos que San Francisco está controlada y dirigida por sanfranciscanos”, concluyó Campos.

Crece el apoyo

La propuesta está siendo impulsada por unas 25 organizaciones, la mayoría sin fines de lucro, aglutinadas en el Comité para Salvar La Misión y a la fecha cuentan con el apoyo de otros 14 grupos, incluyendo sindicatos, centros de salud e información, grupos de estudiantes y la Cámara Hispana de Comercio de la ciudad.

 

?>