Cómo limpiar tu récord criminal

La Proposición 47 degrada algunos delitos, como la posesión simple de droga y el robo, por lo que pueden ser borrados de los antecedentes penales
Cómo limpiar tu récord criminal
El primer paso para empezar a borrar algunos delitos de tu pasado criminal es someter tus huellas al DOJ para pedir el historial delictivo.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

La vida en las calles de Los Ángeles ha llevado a “Joanna” a cometer muchos errores.

Desde que se divorció, hace 16 años, el bajo mundo de Skid Row ha sido su guarida cuando cayó en la perdición de las drogas.

Acusaciones de robo y la posesión de drogas le valieron varios ingresos a la cárcel.

Pero dice que está dispuesta a cambiar, a darle un giro nuevo a su vida ahora que tiene 50 años de edad.

“Ya quiero una vida estable, conseguir trabajo, solicitar vivienda, tener oportunidades, pero es difícil teniendo un récord criminal”, mencionó.

Para empezar a borrar ese pasado maldito que le ha impedido obtener un buen trabajo con el que pueda sostenerse y reorientar su vida, “Joanna” acudió el miércoles pasado al Downtown Women’s Center donde la organización Drug Policy Alliance ofreció asistencia a decenas de personas con expediente delictivo.

Ahí le tomaron las huellas digitales para obtener su récord criminal de manera gratuita y poder determinar los delitos que pueden ser borrados de su historial.

Y es que la Proposición 47, aprobada en las elecciones de noviembre pasado, convirtió algunos delitos en faltas menores por lo que pueden ser eliminados de los antecedentes penales.

Verónica Gunn, empleada de la compañía Livescan A-1 Mobile Services, le tomó las huellas dactilares a “Joanna” para ser enviadas electrónicamente al Departamento de Justicia (DOJ).

La información de todas las veces que “Joanna” fue fichada por todas las corporaciones policiacas están en la base de datos del DOJ y las recibirá en un plazo de 7 a 10 días.

“Una vez que reciben la hoja de sus antecedentes penales”, dijo Gunn, “tiene que solicitar que quiten los que ya no son considerados delitos graves conforme a la Proposición 47”.

Cambiar el pasado transforma el futuro

“El primer paso para limpiar o eliminar su récord criminal es enviar las huellas digitales al Departamento de Justicia”, dijo Eunisses Hernández, representante de la Drug Policy Alliance.

Incluso si está en libertad condicional (probation o parole), indicó, la persona puede reducir un delito grave a fechoría o delito menor.

“Debido a esos antecedentes penales muchas personas que salen de la cárcel no pueden conseguir trabajo, ni obtener servicios sociales, por lo cual vuelven a cometer delitos”, mencionó Hernández.

El próximo 27 de septiembre la Drug Policy Alliance, en colaboración con otras organizaciones como The California Endowment y California for Safety and Justice, llevarán a cabo una feria de recursos para ofrecer asesoría gratuita a todas aquellas personas que arrastran con un historial delictivo que puede eliminarse.

El evento será en el Exposition Park de 11:00 a.m. a 5:00 p.m., donde también habrá asistencia sobre servicios de reinserción para social para quienes salen de la cárcel, exámenes médicos, disponibilidad de empleos y asesoramiento sobre inmigración, además de que habrá un espacio para el cuidado de los niños.

Delitos degradados

Los delitos que con la entrada en vigor de la Proposición 47 pueden ser eliminados del expediente criminal son:

  • Posesión simple de droga
  • Robo en efectivo menor de $950 dólares
  • Hurto a tienda menor de $950 dólares
  • Falsificación financiera menor de $950 dólares
  • Emitir un cheque sin fondos menor de $950 dólares
  • Robo de propiedad menor de $950 dólares
  • Recibir productos robados con precio menor a $950 dólares

El fantasma del pasado

A los 37 años de haber llegado a Estados Unidos procedente de Guadalajara, México, don Jaime Lazo Venegas cometió su primer delito.

“Le dije al policía que me había tomado nomás dos tequilas, pero me detuvo”, contó Lazo Venegas, quien está por cumplir los 75 años de edad.

Ese día que la Policía de Los Ángeles (LAPD) lo arrestó por conducir en estado de ebriedad, en el año de 1999, lo trasladaron a la comandancia en compañía de un hombre detenido por posesión de cocaína.

“Como a él se le cayó un paquetito de la droga dijeron que era mía y me pusieron también posesión”, recordó sobre aquel momento que hasta la fecha le ha causado problemas.

A pesar de que no lo enviaron a la cárcel, a los cinco años de ese incidente, el cheque que recibe como retirado le fue retenido. Cuando fue a reclamar, le dijeron que tenía cuentas pendientes con la justicia.

“Tuve que hacer tres meses de cárcel para que me pudieran enviar de nuevo mi cheque”, mencionó.

Después, en el 2007, necesitado de dinero, fue a una tienda Macy’s con toda la intención de robar, pero antes de salir lo atraparon con las bolsas de ropa que pretendía llevarse.

Lo llevaron a la cárcel y ahí lo remitieron a las autoridades de inmigración para ser deportado, porque nunca se preocupó por hacerse ciudadano.

“Yo tengo la residencia permanente, pero por tonto, por tonto no me hice ciudadano… y el próximo año tengo que renovar  la ‘green card’, pero como tengo estos antecedentes, pues tal vez no me la den”.

Los delitos que don Jaime cometió pudieran ser borrados de su historial gracias a la Proposición 47.

“Desde el 2007 he estado limpio, he cumplido con la ley”, agregó. “Yo lo único que quiero es estar limpio y quedarme en este país”.