Un grito de ‘¡Viva México!’ por ellos

Grandes atletas mexicanos ha habido muchos, pero estos son algunos que pusieron en alto el nombre de México y de paso rompieron barreras
Un grito de ‘¡Viva México!’ por ellos
Antonio "La Tota" Carbajal, un portero legendario del fútbol mexicano y mundial / Getty Images
Foto: Getty Images

No son los nombres más famosos del deporte de México, pero sí se trata de mexicanos que llevaron su bandera a lo más alto del firmamento deportivo.

En las celebraciones de la Independencia de México recordamos a hombres y mujeres que rompieron barreras, que dejaron huella, que escribieron historia y que abrieron la brecha por el que hoy caminan las grandes figuras.

En la época en la que les tocó representar a su nación, fueron símbolo de orgullo y con sus proezas hicieron estallar entre los aficionados el tradicional, evocativo y emotivo grito de ¡Viva México!

Soraya Jiménez

Deporte: Halterofilia (levantamiento de pesas)

Fecha de nacimiento: 5 de agosto de 1977 en el Estado de México

Murió el 28 de marzo de 2013

Levantó el espíritu de las mujeres

Sobre sus hombros, literalmente, cargó las ilusiones de todo su país cuando en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 se convirtió en la primera atleta mexicana en ganar una medalla de oro. Con su levantamiento de 222.5 kg consiguió la primera medalla dorada para una delegación olímpica mexicana desde Los Ángeles 1984. Murió joven a consecuencia de un arresto cardiaco.

Raúl ‘Ratón’ Macías

Deporte: Boxeo

Fecha de nacimiento: 28 de julio de 1934 en la Ciudad de México

Murió el 23 de marzo de 2009

Primer ídolo nacional del boxeo

Proveniente del barrio bravo de Tepito se convirtió en el primer gran ídolo del boxeo mexicano. El “Ratón” se retiró muy joven, cuando apenas tenía 24 años de edad, tras registrar marca de 41-2 (25 KO). Fue campeón mundial de peso gallo y su popularidad era tal que fue el primero púgil en llenar la monumental Plaza México (de toros) en su pelea contra el filipino Leo Espinosa en 1956. Su frase “Todo se lo debo a mi mánager y la virgencita de Guadalupe” quedó para la posteridad.

Roberto “Beto” Ávila

Deporte: Beisbol

Fecha de nacimiento: 2 de abril de 1924 en Veracruz, Veracruz

Murió el 26 de octubre de 2004

Primer campeón bateador latino

En una época donde en el beisbol de las Grandes Ligas los peloteros de piel morena sufrían para ser aceptados por la sociedad, Beto Ávila venció los prejuicios raciales y se erigió como campeón bateador con los Indios de Cleveland en 1954. Tras completar una brillante carrera de 10 años en las Mayores, siendo el primer latino en ganar un título de bateo, regresó a Veracruz, en donde la gente lo amaba, e inclusive llegó a ser presidente municipal del puerto jarocho.

Saúl Mendoza

Deporte: paralímpico

Fecha de nacimiento: 6 de enero de 1967 en la Ciudad de México

Leyenda del deporte paralímpico

El atleta paralímpico más grande en la historia de México es todo un ejemplo a seguir. Cuando apenas tenía seis meses de nacido fue afectado por la polio, pero eso no le impidió convertirse en un atleta de primer nivel. Ganador de tres medallas de oro, dos de plata y tres de bronce en carreras de sillas de ruedas en Juegos Olímpicos y Paralímpicos, Saúl ha hecho gritar de emoción a todo un país con sus espectaculares hazañas.

Antonio “Tota” Carbajal

Deporte: Futbol

Fecha de nacimiento: 7 de junio de 1929 en la Ciudad de México

El primero con cinco Copas del Mundo

Con sus apariciones en los Mundiales de 1950, 1954, 1958, 1962 y 1966, se convirtió en el primer jugador de la historia en estar en cinco Copas del Mundo. Como arquero del Tri, la “Tota” se transformó en todo un personaje de la cultura mexicana. Fue con el Club León con el que escribió páginas doradas. En 16 temporadas con los Panzas Verdes participó en 364 partidos y ayudó al equipo a conseguir los títulos en las temporadas 1951–52 y 1955–56.

Enriqueta Basilio

Deporte: Atletismo

Fecha de nacimiento: 15 de julio de 1948 en Mexicali, Baja California

Histórico fuego de unos históricos Juegos

La noche del 12 de octubre de 1968 se convirtió en la primera mujer en la historia en encender el pebetero para unos Juegos Olímpicos, al ascender por la larga escalinata del Estadio Olímpico Universitario de la capital mexicana y poner en marcha la primera fiesta olímpica en algún país latinoamericano. Campeona nacional de atletismo en carrera con vallas de 80 metros, “Queta” llegó a ser considerada como la mejor atleta femenina mexicana de su época.