Menores refugiados en Los Ángeles compartirán sus experiencias

A un año del éxodo masivo, las vidas de estos niños migrantes han tomado rumbos distintos
Menores refugiados en Los Ángeles compartirán sus experiencias
Unos son atletas y estudiantes con un futuro prometedor, otros cayeron en las garras de las pandillas y perdieron el interés en el estudio, y algunos se sienten tan rechazados que quieren regresar a sus países.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Por primera vez, algunos de los protagonistas del éxodo de menores centroamericanos compartirán sus experiencias en un foro que se realizará este sábado 19 de septiembre en la secundaria Santee.

El evento es parte de un programa de la organización Homies Unidos que se ha enfocado en ofrecer apoyo emocional y tutoría a los adolescentes refugiados que se descarriaron aquí.

Talleres sobre salud, asistencia legal, música y lo que ha ocurrido con los niños que llegaron a este país el verano pasado, así como un concierto, serán parte del foro que se realizará de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. La entrada es gratis. La secundaria Santee está ubicada en el 1921 Maple Ave, en Los Ángeles.

A las 2:00 p.m. habrá un foro sobre la situación de los menores refugiados en el que participarán Martha Arévalo, del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN); Nancy Zúñiga, de la Alianza de Derechos Humanos para Niños Refugiados y sus Familias; Álex Sánchez, de Homies Unidos; y representantes de este diario.

“Van a hablar los jóvenes”, dijo Sánchez, quien aplicó el programa “El Joven Noble” en cuatro secundarias para evitar que por lo menos 58 adolescentes cayeran en las garras de las pandillas.

“El programa les enseña los valores que debe tener un joven, que cumple lo que dice, que respeta a otros, que no le desea mal a nadie”, explica el activista. “Un joven con valores no consume drogas, un joven con palabra no abusa de una mujer”, agregó.

El foro de Homies Unidos culminará con un concierto de grupos integrados por jóvenes originarios de Centroamérica. “Serán dos horas de hip hop y cumbia, para que los jóvenes también gocen”, dijo.

La Opinión ha publicado a lo largo de esta semana una serie especial que resalta que en Los Ángeles, el nuevo hogar de unos 2,000 menores refugiados, ellos se han enfrentado con pandillas, drogas, inseguridad, acoso escolar, traumas, falta de asistencia legal y el inevitable choque cultural.

Sólo la mitad recibe ayuda de un abogado y la situación migratoria de la mayoría sigue en el limbo.

A un año del éxodo masivo, las vidas de estos niños migrantes han tomado rumbos distintos: unos son atletas y estudiantes con un futuro prometedor, otros cayeron en las garras de las pandillas y perdieron el interés en el estudio, y algunos se sienten tan rechazados que quieren regresar a sus países.

“Sigue siendo una crisis humanitaria”, afirmó Marie Condron, vocera del Public Counsel.

Alrededor de la web