Papa: no hay justificación moral para que haya personas sin hogar

El Sumo Pontífice almuerza en un centro para desamparados de Washington
Papa: no hay justificación moral para que haya personas sin hogar
Robert Crawford compartió los aliementos con el Papa Francisco en un cenrtro de desamparados en Washington. D.C.
Foto: Getty

Washington — El Papa Francisco visitó este jueves en Washington un centro de Caridades Católicas donde se encontró con varios personas sin hogar, a las que dijo que no hay “ningún tipo de justificación social, moral o del tipo que fuese” para aceptar su situación.

“Son situaciones injustas, pero sabemos que Dios está sufriéndolas con nosotros, está viviéndolas a nuestro lado. No nos deja solos”, les explicó.

Y dijo que su situación le recordaba la de la vida de San José cuando la Biblia indica que, en Belén, no encontró alojamiento para él y María, que dio a luz a su hijo “y lo acostó en un establo”.

Jorge Mario Bergoglio aludió a que José se preguntaba por qué no había alojamiento para ellos y que sus preguntas “siguen presentes hoy, acompañando a todos los que a lo largo de la historia han vivido y están sin un hogar”.

“Ante situaciones injustas, dolorosas, la fe nos aporta esa luz que disipa la oscuridad. Al igual que a José, la fe nos abre a la presencia silenciosa de Dios en toda vida, en toda persona, en toda situación. Él está presente en cada uno de ustedes, en cada uno de nosotros”.

LEE TAMBIÉN: Las frases del Papa Francisco en el Capitolio

En el centro para los ‘sintecho’, unos doscientos de los cuales asistieron al encuentro con el Papa, pertenece a Caridades Católicas y está vinculado a la parroquia de San Patricio, históricamente, la primera de Washington (1794).

Fue fundada para servicio pastoral a los irlandeses que trabajaban en la construcción de la Casa Blanca y, desde 2001, se conoce como el centro James Cardinal Hickey para prestar asistencia sanitaria de indigentes e inmigrantes.

Fue creado en memoria del cardenal James Hickey, que eligió pasar sus últimos años en una casa de ancianos desahuciados.