Audi admitió el uso de software engañoso

Varios modelos de la marca se suman al escándalo que tiene a Volkswagen en vilo
Sigue a La Opinión en Facebook
Audi admitió el uso de software engañoso
Audi tuvo que admitir que usa el software tramposo, como otros modelos de VW.
Foto: Audi

Un portavoz de Audi, la marca de lujo de Volkswagen, confirmó que los modelos Audi A1, A3, A4, A5, A6, TT, Q3 y Q5, están equipados con el software que tiene a la empresa en el centro del escándalo de las emisiones de Volkswagen.

El portavoz de la marca, Jürgen De Graeve, afirmó que la mayoría de los vehículos se vendieron en Europa, pero cerca de 13,000 fueron vendidos en los Estados Unidos y Canadá.

Tanto los directivos de Volskwagen como los de Audi dijeron que el problema del “Dieselgate” no afecta el funcionamiento de sus vehículos. Pero es probable que el escándalo resulte en un renovado escrutinio para la industria automovilística, ya que Audi está enfocado en vender vehículos a compradores acaudalados, que creen que sus carros de lujo contaminan menos.

La mayoría de los compradores que han adquirido estos modelos con “diésel limpio” y que creían estar ayudando al medio ambiente, deben sentirse estafados por el gigante automotriz.

Para apaciguar las aguas, la automotriz ha explicado a distribuidores y clientes que los nuevos vehículos del Grupo Volkswagen están equipados con motores UE6 diésel, que cumplen con todos y cada uno de los requisitos legales y normas ambientales exigidos por la Unión Europea.

Si lo vemos en otra perspectiva, casi todas las grandes automotrices nos han mentido y engañado a través de generaciones, con vehículos que han sido limones  y contaminantes para el medio ambiente.

No importa cuántos Audi o Volkswagen diésel se vendan próximamente, no importa qué tan bien la vaya a la compañía: la evidencia del desastre está justo frente a los ojos de millones de personas.

El escándalo del grupo Volkswagen sólo ha sido la punta del iceberg y lo que hay debajo es el abuso generalizado por parte de los fabricantes automotrices, de las pruebas que permiten a los vehículos consumir un 50% de combustible de lo que se afirmaba.

Pero está la ley y está la trampa, y seguramente algunas grandes empresas que cotizan en Nolsa y deben mostrar dividendos a sus accionistas, encontrarán una manera de exprimirnos fuera de los acuerdos del medio ambiente, incluso a expensas del oxígeno que respiramos.