Gente de LA: Ha dedicado su vida al servicio de los torturados

A traves de su organización las personas reciben la atención que necesitan para superar las secuela
Gente de LA: Ha dedicado su vida al servicio de los torturados
Ana Deutsch dedicó más de 30 años en ayudar a las víctimas de tortura.
Foto: Programa de Víctimas de la Tortura (PTVLA)

Cuando llegó a Los Ángeles, a finales de los 70, Ana Deutsch no pensaba que utilizaría su conocimiento de psicología para ayudar a las víctimas de tortura a superar las secuelas.

Durante la “Guerra Sucia” que sacudió a Argentina en el transcurso de esa década, Deutsch se vio obligada a abandonar su país junto a su esposo, en aquel entonces, y sus dos hijos, ya que el gobierno pensaba que él apoyaba a la guerrilla urbana y rural que luchaban en contra del gobierno.

Una vez establecida en Los Ángeles, se dedicó a ejercer su profesión de psicóloga voluntaria en la Clínica Romero, ayudando a los refugiados de Centroamérica que necesitaban auxilio psicológico debido a los traumas que traían por los conflictos de las guerras civiles en sus países.

Pero una vez que comenzaron a llegar más refugiados que habían sido víctimas de torturas, Deutsch se asoció con el Dr. José Quiroga, de origen chileno, para fundar el Programa de Víctimas de la Tortura (PTV) en Los Ángeles, en un consultorio de la Clinica Familiar Venice, de UCLA. Los primeros afectados llegaron referidos a por Amnistía Internacional, ya que ambos eran miembros de esa organización.

“Comenzaron a salir centros aquí y allá, porque llegaban refugiados con historias de tortura, se vio la necesidad”, dijo Deutsch, añadiendo que en el país existen actualmente unos 27 centros para ayudar a los refugiados que han sido víctimas de este flagelo, pero que el PTV fue el primero en su tipo en Estados Unidos.

Las personas reciben la atención que necesitan para superar las secuelas de la tortura y se les ayuda a documentar su caso para la corte de inmigración. Los servicios se ofrecen en forma gratuita.

“El único requisito es que la tortura haya venido de alguna autoridad del países de donde provienen”, dijo Deutsch. “En base a su historia, vemos cómo podemos ayudarles”, añadió la psicóloga.

Después de más de treinta años al frente de la organización, Deutsch y Quiroga se retiraron el año pasado, con la firme creencia que siempre es bueno dar paso a las nuevas generaciones.

“Siempre es bueno cambiar porque hay que dar paso a gente nueva, porque si no se renueva, la sabiduría no pasa a otros”, dijo Deutsch. “Necesitamos gente nueva que traiga nuevas iniciativas.