California legaliza la muerte asistida

Los doctores podrán prescribir una dosis letal de medicamentos para pacientes desahuciados o en etapa terminal
California legaliza la muerte asistida
El plan de Brown exige que la cuenta alcance $13,500 millones de dólares para el próximo verano.
Foto: EFE

El gobernador Jerry Brown firmó este lunes la ley que legaliza que los doctores prescriban una dosis letal de medicamentos para los pacientes desahuciados o en etapa terminal.

Brown, quien tiene formación jesuita y que en algún momento en su juventud consideró ingresar al seminario para ser sacerdote, escribió una reflexión al firma la ley en la que indica que él no sabe qué haría si enfrenta una decisión de este tipo al final de su vida, pero que prefiere dejar que las personas tomen sus propias decisiones.

“He considerado las perspectivas teológicas y religiosas que cualquier intento de acortar la vida de uno es un pecado”, escribió el gobernador. Sin embargo, lo que hay que considerar es “si el estado de California debería de continuar penalizando a una persona que se está muriendo que quiere terminar con su vida, sin importar qué tan grande su sufrimiento”.

Con la firma del gobernador Brown, California se convierte en el quinto estado en tener leyes similares que permiten el suicidio asistido por profesionales médicos. Los otros estados son Oregón, Montana, Vermont y Washington.

“Esta es la victoria más grande para el movimiento de muerte con dignidad desde que Oregon aprobó la primera ley de este tipo en el país, hace casi dos décadas”, dijo Barbara Coombs Lee, presidenta de la organización Compassion & Choices que promovió la iniciativa ante el congreso estatal.

Esta ley se firmó  año después de que Brittany Maynard, una mujer joven que tenía cáncer terminal en el cerebro abogó en California por una ley similar a la que en ese momento existía en Oregón. Maynard terminó mudándose a Oregón y murió el 1 de noviembre del 2014.

El caso de la joven Brittany Maynard impulsó  la legalización de la muerte con dignidad en California.
El caso de la joven Brittany Maynard impulsó la legalización de la muerte con dignidad en California.

Aún se oponen

La mayoría de personas que se oponen al suicidio asistido en casos terminales lo hacen con base en sus creencias religiosas.

El pastor Juan Carlos Méndez, de la iglesia bautista Centro Cristiano Bet-El en South Gate, dijo que esta va en contra de las creencias cristianas.

“Así como no escogimos el día que nacimos, no podemos escoger el día de nuestra muerte“, dijo Méndez.

El arzobispo de Los Ángeles José Horacio Gómez también se pronunciado en múltiples ocasiones en contra de esta ley. La Arquidiócesis de Los Ángeles informó que el arzobispo está en Roma, pero que esperan que envíe un mensaje en las próximas horas.

En el pasado, el arzobispo ha dicho que le preocupa la aprobación de esta ley que va en contra de los designios de Dios.

Californianos a favor

Aunque esta ley generó una fuerte reacción en las comunidades religiosas, una encuesta realizada por la Universidad de California Berkeley revelo que el 76% de los californianos están a favor de la Ley de Opción al Final de la Vida (ABX2-15) que fue introducida durante la sesión especial del congreso estatal este verano, después de que fallaran varios intentos anteriormente.

Los votantes rechazaron una ley similar en 1992. La legislatura no aprobó otras versiones anteriores en el 2005, 2006 y 2007. Otra versión fue rechazada al principio del 2015.

Según esta encuesta, el 82% de los demócratas, el 79% de los independientes y el 67% de los republicanos en California apoyan una ley que le dé opciones a las personas que enfrentan enfermedades terminales.