Cuando estudiar se convierte en una trampa crediticia

Hacer cuentas, ser realista y considerar los community colleges es un ejercicio previo a la matriculación en una universidad con fin de lucro

Guía de Regalos

Cuando estudiar se convierte en una trampa crediticia
El ahorro y el estudio de posibilidades en Community Colleges, normalmente más baratos, ayuda a planificar menor la preparación académica./Shutterstock
Foto: Shutterstock / Shutterstock

“Si uno no conoce bien los costos, y es el primer miembro de la familia al que se le abren las puertas para ir a una Universidad, la gente suele ir”.

Charlene Crowell, sabe bien la historia porque trabaja para el Center for Responsible Lending (CRL, Centro para el Préstamo Responsable) y la ha oído muchas veces. Es una historia que no siempre tiene final feliz porque el sueño de los estudios superiores en una universidad, sobre todo si es con fin de lucro, puede desbaratar la realidad de los estudiantes y sumergirles en un agujero de deudas. Es algo que además, ocurre mucho en la comunidad latina.

En sus investigaciones, el CRL ha encontrado que los estudiantes latinos y afroamericanos se matriculan más frecuentemente en las universidades con fin de lucro que otros estudiantes pero la tasa de graduaciones es más baja y quedan con más deuda.

Según el CRL dos tercios de los estudiantes latinos que se matriculan en universidades con programas de cuatro años no se gradúan hasta seis, lo que significa que sus costos y deudas se disparan. Cuando en vez de graduarse lo que ocurre es que  dejan la Universidad, el agujero financiero se amplía.

En estas universidades, que cuentan con el 12% del total de matriculados en educación superior,  el 44% de los estudiantes suspende pagos en sus deudas.

El CRL dice que esta desproporción ocurre en parte por prácticas de venta fraudulenta en programas que son abusivos y el hecho de que se trata de enrolar a chicos de familias que nunca han estado en estos centros.

Crowell explica que mucha gente debe considerar acudir a un community college si  no se está preparado para una institución de cuatro años. “En estos se pueden obtener licenciaturas para obtener empleos  y normalmente no se tiene el gasto de traslado de residencia además de conseguir habilidades muy demandadas por el mercado”, explica. “Además”, continua, “se pueden conseguir créditos para seguir estudiando para ganar mejores posiciones con el tiempo”.

“Las instituciones con fines de lucro generalmente cuestan más que las públicas y cuando no proveen la educación de calidad y formación, los estudiantes quedan con peligrosos niveles de deuda, pocas habilidades para integrase en el mercado laboral y mínima mejora en el potencial de ganancias”, explican desde el CRL

“Puede arruinar la posibilidad de comprar una casa o empezar un hogar”, dice Crowell.

Esta institución propone que se dé a los deudores planes de devolución de pagos basados en sus ingresos, se regulen las instituciones para prevenir abusos, considerar la condonación de deudas y permitir que esta deuda de estudiante (que suma más de $2,000 millones en todo el país) pueda ser reestructurada en un proceso de quiebra.