Sicario afirma que no todos los 43 llegaron a basurero de Cocula

Declaración que se revela en el expediente del caso Iguala que hizo público la fiscalía
Sicario afirma que no todos los 43 llegaron a basurero de Cocula
Padres de los 43 encabezan la marcha en Ciudad México.
Foto: Getty Images

Uno de los sicarios confesos que fundamenta la “verdad histórica” de la Procuraduría General de la República (PGR), asegura en la averiguación previa publicada por la dependencia federal en su sitio web, que no todos los 43 normalistas de la Escuela Rural Raúl Isidro Burgos (Ayotzinapa) están muertos.

Al menos 10 de los jóvenes que aseguran quemaron con llantas, basura, madera, gasolina y diesel en el basurero de Cocula no eran estudiantes, pues vestían diferente, traían el pelo largo y eran mayores a los jovencitos de primero que en su mayoría iban rapados, indica el autor material de la quema de los cuerpos en el Tomo 16 de la averiguación.

–Que diga el declarante si todos los estudiantes de Ayotzinapa están muertos–, le cuestiona un agente.

–No. Yo calculo que por lo menos diez u ocho de las personas que se quemaron no eran estudiantes. Se distinguían porque usaban tenis y llevaban pasamontañas que escondieron hasta entre sus calzones. Tenían cabello más largo, a diferencia de los estudiantes, que iban casi pelones. Los estudiantes llevaban palacetes y huaraches, era muy fácil distinguirlos hasta por la edad, el corte de cabello y la ropa. Incluso la persona que indicaban era El Cochiloco, quien iba al mando de ellos, llevaba tenis y fue señalado en las entrevistas como el que tenía relación con el director de la escuela–, contesta.

De los 43 desaparecidos, 42 eran de primer grado y sólo uno era de segundo grado, por lo que al menos los 42 de nuevo ingreso debieron estar rapados, conforme a la “novatada” que el inculpado declaró se acostumbra en la Normal.

En su declaración “El Jonas” narra que el 26 de septiembre de 2014, vio en Lomas del Coyote, en la entrada de Cocula, una camioneta tres y media toneladas color blanca con 40 personas, de la cual escuchó gritos de auxilio que decían que “los compañeros de abajo se venían asfixiando”.

pgr01

Jonathan Osorio indica que él viajaba en una camioneta y que antes de llegar al basurero, de la camioneta tres y media toneladas bajaron a cuatro jóvenes y los subieron al vehículo. Uno de los jóvenes ya iba muerto con un balazo en la cabeza.

Al llegar al basurero “El Jonas” declara que empezaron a bajar uno a uno a los muchachos y “El Cepillo”, “La Rana” y “El Duba” los iban acomodando en la parte alta y plana del basurero.

“Uno iba a continuación del otro y les iban disparando en la cabeza un tiro a cada uno”, dice. Un total de 15 jóvenes ya iban muertos al bajarlos de la camioneta tres y medio tonelada. Fallecieron asfixiados, asegura.

Los que quedaron vivos al final, según indica “El Jonas”, aseguraron que a todos los del primer grado los obligaban a raparse, además de “obligarlos hacer protestas y marchas y entre medio de ellos se meten agentes de Los Rojos”.

La versión de “El Jonas” coincide con la declaración de quien es señalado por la PGR como el jefe de la banda delictiva Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias Salgado.

Casarrubias Salgado indica que 17 de los hombres que fueron asesinados en el basurero de Cocula eran de la banda contraria a ellos “Los Rojos”.

“El Gil me dice que a los 17 Rojos ya se habían ido al agua”, declara. Es decir, los restos de los miembros del grupo criminal contrario, los habían tirado en bolsas negras al Río San Juan, aclara.

De acuerdo con las declaraciones de los sicarios y halcones que participaron en la masacre de la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre, los cadáveres fueron quemados en dos ocasiones y los restos “golpeados” para reducirlos a cenizas.

Salvador Reza Jacobo, era un “halcón” de los Guerreros Unidos y esa noche estuvo en el lugar del crimen.

La primera parte de la declaración de Reza Jacobo está tachada con marcador negro. En la parte que se puede leer, Reza Jacobo indica que los estudiantes fueron quemados toda la noche y al día siguiente, los sicarios subieron al basurero “para recoger las cenizas y volverlas a quemar”.

Según la declaración de Reza Jacobo los restos de los estudiantes fueron “hechos polvo a golpes”, depositados en ocho bolsas negras y arrojados al Río San Juan.

Jonathan Osorio indica en la averiguación que eran las 12 y media de la noche (madrugada del 27 de septiembre) cuando todavía no terminaban de acomodar los cuerpos de las víctimas en la pira. Cuando por fin terminaron, les perdieron fuego en cada una de las esquinas para “que se quemaran parejo” durante seis horas.

Ahí se sentaron a esperar y bebieron cervezas bien heladas. “El Jonas” se quedó dormido después un buen rato.

Declaración tachada en el tomo 16

pgr02

El común denominador al revisar el expediente en línea que publicó la PGR sobre el caso Iguala, son los tachones y los borrones de datos.

En las declaraciones de los sicarios confesos que aparecen en el Tomo 16, hay varios párrafos, incluso fojas completas, borradas con marcador negro.

Tal es el caso de la declaración ampliada de Patricio Reyes Landa alias “El Pato”, que data del 3 de noviembre de 2014 publicada en un principio en el Tomo 3 y que es retomada en el Tomo 16.

Sin embargo, en el Tomo 16, la PGR tachó los párrafos en donde “El Pato” asegura que fue torturado por agentes federales.

“Se metieron a la casa y me empezaron a golpear y a patear. Me subieron al vehículo, me vendaron ojos, pies y manos y me empezaron a volver a golpear y dar toques y me pusieron un trapo en las narices echándome agua, y toques dentro de la boca y los testículos. Me pusieron una bolsa en la cabeza para no respirar”, declara Patricio Reyes Landa en el Tomo 3.

El presunto autor material confeso indica que los policías federales le ordenaron que si le preguntaban por los golpes, dijera que se había caído de “la barda”. Si no lo hacía de esa forma se “iban a desquitar con mi esposa y mis hijas y a mí me iban hacer pedazos y echar en una bolsa”.

Después de esa aclaración, el imputado prosigue y declara la “verdad histórica” de Jesús Murillo Karam. Más adelante, en la reconstrucción de la “verdad histórica” con las confesiones de todos los inculpados, esa parte aparece tachada.

SinEmbargo publicó ayer que la Procuraduría omitió los resultados de los dictámenes de integridad física que se realizaron el 28 de octubre del 2014 a Patricio Reyes Landa, alias “El Pato”; Jonathan Osorio Gómez, “El Jonas”; Agustín García Reyes, “El Chereje”, y a Darío Morales Sánchez, los principales inculpados en donde se sostiene la “verdad histórica”.

Los resultados de la exploración física y los hallazgos están borrados con marcador negro en el expediente que se hizo público y es imposible conocer si presentaron lesiones graves o no.