Persona a persona es como se saca a votar a los latinos, no con Facebook

En las campañas donde se usó la visita puerta por puerta o los llamados telefónicos personales, se aumentó más la asistencia a las urnas
Persona a persona es como se saca a votar a los latinos, no con Facebook
Foto: Archivo / La Prensa

Aún con la existencia del Internet, los medios sociales como Facebook o las aplicaciones del móvil, la forma más efectiva de promover el voto entre la comunidad latina en Estados Unidos es el contacto personal o telefónico, según un estudio dado a conocer este martes.

La Fundación James Irvine comisionó el estudio, el cual analizó diversas campañas realizadas por organizaciones comunitarias para movilizar el voto de minorías, entre ellos latinos, durante las elecciones de noviembre de 2014.

Se trata de grupos que no solamente tienen menos tendencia a votar sino que rara vez son parte del esfuerzo partidario de movilización.

En este caso se estudiaron los resultados del trabajo realizado por grupos como CHIRLA, Calpirg, Asian Americans Advancing Justice, NALEO, Community Coalition, Mi Familia Vota y Rock the Vote, entre otros.

No se trató de movilizar a los votantes para un candidato, sino el mensaje era movilizarlos respecto a sus intereses y dándole importancia a su voto, dijo la investigadora Lisa García Bedolla, politóloga de la Universidad de California en Berkeley.

“Hallamos que en las campañas donde se usó la visita puerta por puerta o los llamados telefónicos personales, se aumentó más la asistencia a las urnas”, dijo García Bedolla. “Aquí se trata menos de convencer a alguien a votar por algo y más de que su voto es importante y vale la pena ejercerlo”.

Las personas que ya tienen un convencimiento de la importancia o valor de su voto son más vulnerables a la tecnología. “Con  mandar un texto recordando que es día de votar a menudo es suficiente”, dijo la catedrática. “Pero si eres una persona que no suele participar, necesitas ese empujoncito”.

Un ejemplo de métodos que funcionaron para aumentar la participación es el de la organización CHIRLA, que contactó a más de 38,000 votantes por teléfono y puerta por puerta, logrando un aumento en el voto del 4.4% respecto a votantes similares no contactados.

Otra campaña que funcionó fue la de Community Coalition en el sur de Los Angeles, por medio de llamadas telefónicas a más de 1,600 votantes, enfocándose en temas específicos de interés de esa comunidad. El aumento en la asistencia a las urnas fue del 8%.

Sin embargo, en casos donde se usaron medios sociales, el resultado no fue significativo. Por ejemplo, se menciona una campaña realizada por Rock the Vote en conjunto con Facebook para movilizar a votantes jóvenes de 18 a 29 años.  La campaña, usando avisos de Facebook, no tuvo un efecto significativo en los jóvenes de minorías.

Alrededor de la web