Monika Mantilla, pasión por las finanzas

Colombiana, presidenta y fundadora de Altura Capital y socia principal de un fondo para capitalizar empresas pequeñas, es una de las latinas más influyentes en el mundo de la gestión del capital en EEUU
Monika Mantilla, pasión por las finanzas
Monika Montilla
Foto: Gerardo Romo / El Diario

Monika Mantilla no deja detalles desatendidos. Recibe en su casa al norte de la ciudad de Nueva York a este diario y lo primero que hace es ofrecer un café. “¡Que no digan que en casa de una colombiana no se toma un buen café!”, dice derrochando energía y amabilidad.

Esa misma energía la deja en cada minuto de una entrevista que la lleva a hablar de sus pasiones como empresaria y, sobre todo, experta financiera. Su interés es “sacar adelante al pequeño empresario y a los gestores de capitales minoritarios”.

Mantilla, es una de las más prominentes figuras en la comunidad financiera latina, en la que lleva trabajando 24 años. Latino Leaders Magazine la ha reconocido en varias ocasiones como una de las personalidades más influyente de la comunidad hispana en EE UU.

Después de estar al frente de una empresa de logística global y cursar un MBA en Columbia que le hizo enamorarse de las finanzas, fundó junto con su esposo, Jay García, también colombiano, Altura Capital. Es una firma que ya tiene 10 años y nació del deseo común “que teníamos de crear algo innovador en el sector financiero para atender el mercado institucional”, explica.

La firma gestiona activos de corporaciones, fondos de pensiones, compañías de seguros y grandes instituciones a través de manejadores emergentes. “Los que son pequeños, tienden a no ser tan visibles para el inversionista institucional, pero pueden agregar mucho valor en términos de rendimientos y diversificación” indica Mantilla

“En 2008, con la crisis financiera aprendimos mucho de las carencias de capital para la pequeña y mediana empresa, y especialmente para las empresas minoritarias”, explica. Y esa misma pasión llevó a ella y su esposo a querer sacar adelante al manejador pequeño y minoritario con Altura, es decir, a firmas de inversión, ahora lo están haciendo con empresarios.

Monika Mantilla, durante la entrevista con este diario./Gerardo Romo
Monika Mantilla, durante la entrevista con este diario./Gerardo Romo

Junto con otros socios, García y Mantilla han puesto recientemente en marcha un fondo de capital, Small Business Community Capital, para ofrecer soluciones de capitalización a pequeños negocios, especialmente de minorías, ya sea a través de participación minoritaria o de deuda senior o subordinada. El fondo es un SBIC (es una compañía de inversión de impacto para pequeños negocios) con la Small Business Administration y uno de los pocos en los que hay al frente una mujer latina.

“Invertimos en pequeñas y medianas empresas, minoritarias o no”, dice para explicar a continuación que “de cada 10 empresas extraordinarias que encontramos en el mercado cinco o seis son minoritarias, pero solo dos o tres de ellas vienen bien preparadas”. Los negocios minoritarios son aquellos controlados por un latino, asiático, afroamericano o una mujer.

Mantilla explica que hay empresas que llegan con todo listo para trabajar con el fondo, con su plan de negocios, su banquero y la idea de para qué necesitan el dinero. “Hay gente que sabe hacerlo bien y llegan con su paquete empresarial preparado. No obstante, nosotros estamos en la búsqueda de empresarios que no necesariamente saben manejarse en el mercado del capital. En su negocio son fabulosos pero cuando llega el tema del capital se pierden porque no ha sido tradicionalmente su mundo”.

Mantilla quiere con este fondo ayudar a las empresas a dar un paso importante que es crecer o pasar a un siguiente nivel. Es algo que es la tarea pendiente de buena parte de la muy dinámica comunidad empresarial latina como recientemente ha verificado la Inciativa Empresarila Latina de Stanford  (SLEI en sus siglas en inglés). En un estudio elaborado por esta organización y presentado la semana pasada se ha comprobado que muchas veces los latinos no fundan una empresa porque vean una oportunidad de mercado sino por controlar su futuro financiero y crear algo para dejar a los hijos.

Se trata de una motivación que no solo es relevante en el momento iniciar estos negocios que suelen estar fundados por una persona o familia con sus ahorros o tarjetas de crédito, sino también en las decisiones sobre el capital –aversión a la deuda– y la propiedad –deseo de que mantener alejados a posibles socios–. Son unas limitaciones que terminan influyendo en el relativamente pequeño tamaño de estos negocios y su reducido crecimiento.

Mantilla dice que tiene un deseo enorme de ayudar a estas empresas con capital y recursos estratégicos para poder crecer y explica que muchos latinos no están en un ecosistema que proporcione estas bases porque no están acostumbrados a ello.

Pero ella lo tiene claro. “Cuando tienes una empresa con un buen producto o servicio, lo que más se necesita es acceso a los mercados”. Mantilla explica que hay cuatro ingredientes para el éxito empresarial. Primero una gran empresa con un buen plan de negocios, un buen producto y equipo y buen servicio. El segundo ingrediente es que tenga acceso a los mercados, es decir, que tenga clientes y eso, admite, es complicado para empresas minoritarias porque no todo el mundo tiene una verdadera política de diversidad de proveedores.

El tercero es que forme parte de un ecosistema para que sean asesorados por gente que se tome interés en la compañía y ayude a ver las debilidades y desarrollar las fortalezas. “Y nosotros, los hispanos y minoritarios debemos ayudarnos y desarrollar relaciones con corporaciones, bancos y gobiernos para ser parte del ecosistema, no estar al lado sino ser parte”.

Loading the player…

var player = jwplayer(“embed_container_5zpFgi1z”); player.setup({ file: “http://content.jwplatform.com/videos/5zpFgi1z.mp4”, image: “http://content.jwplatform.com/thumbs/5zpFgi1z.jpg”, mediaid: “5zpFgi1z”, width: 728, height: 409, autostart: true, “sharing”: { “sites”: [“facebook”,”twitter”,”email”] }, title: “5zpFgi1z.JWID.Monika Mantilla, pasión por las finanzas”, description: “Colombiana, presidenta y fundadora de Altura Capital y socia principal de un fondo para capitalizar empresas pequeñas, es una de las latinas más influyentes en el mundo de la gestión del capital en EEUU” }); player.on(“ready”, function() { player.on(“play”, function(){ var playlistItem = player.getPlaylistItem(player.getPlaylistIndex()); PARSELY.video.trackPlay( playlistItem.mediaid, { title: playlistItem.title, section: “dinero”, pub_date_tmsp: 1447580977, image_url: playlistItem.image,tags: [“capital”,”dinero”,”emprendedores”,”empresarios”,”finanzas”,”negocios”,], authors: [“Ana B. Nieto”] }); }); player.on(“pause”, function(){ var playlistItem = player.getPlaylistItem(player.getPlaylistIndex()); PARSELY.video.trackPause(playlistItem.mediaid); }); player.on(“stop”, function(){ var playlistItem = player.getPlaylistItem(player.getPlaylistIndex()); PARSELY.video.trackPause(playlistItem.mediaid); }); });

El cuarto elemento fundamental es el acceso al capital “que es la razón por la que existimos”. Mantilla explica que a nivel empresarial el uso óptimo del capital es tan importante como tener un buen producto o servicio. “Para maximizar el potencial hay que buscar capital externo que optimice tu estructura de capital no solo para desarrollarte organizadamente sino para acelerar el crecimiento”.

El mensaje de Mantilla es que la deuda de la que tanto huyen los pequeños empresarios no es un riesgo sino una herramienta y echa mano de una metáfora para explicarlo. “¿Qué hago con un martillo? Me puedo aplastar los dedos pero también puedo clavar una puntilla para colgar un cuadro. Así es la deuda, si no se sabe manejar es negativa pero en caso contrario endeudarse puede dar la energía adicional para poder crecer”. De su escuela de negocios Mantilla recuerda la lección de que el capital patrimonial es aquello “de lo que hay que tener lo mínimo para que te den deuda”.

Esta experta financiera, que dice que nunca trabaja menos de 12 horas al día, dice que lo que le motiva es crear una arquitectura financiera “que nos sirva y que logre la maximización del talento humano”. Ella está convencida: “quien maneja bien su dinero es dueño de su futuro”.

Llenar de contenido la palabra diversidad

Mónica Mantilla es consciente de que maneja conceptos y términos técnicos. Pero busca ser didáctica y buscar metáforas con las que clarificar conceptos. Y lo hace de forma reposada, como quien está acostumbrada a ello. Cuando más energía y genio desata es cuando habla de diversidad, un concepto  que cree que  mucha gente vacía de contenido. Quiere que la gran banca desarrolle alianzas y acuerdos con empresas financieras minoritarias y su ideal es que todo latino que abra una cuenta de inversión pregunte a la compañía que le presta el servicio cuáles de los productos financieros que les ponen a su disposición está manejado por latinos. “Todo latino debería preguntar y decir que quiere invertir en un porcentaje en una empresa de su comunidad”. Reconoce que la gente no hace estas preguntas pero cree que hay que empezar a cuestionar cosas porque darse cuenta de las cosas ayuda a cambiarlas.

Cambiarlas ¿para qué futuro?

“En 10 años querría que tuviéramos más presencia, lograr una arquitectura de inversión hispana donde seamos prestatarios de servicios, socios con grandes plataformas y a la vez sirviendo a nuestro mercado porque lo entendemos, porque conocemos su idioma y sus realidades”, concluye.