Volvo y su “máquina del tiempo”

Mientras el auto conduce, tú podrías hacer muchas otras cosas en esta cabina de Volvo

Guía de Regalos

Volvo y su “máquina del tiempo”
Foto: Volvo

¿Que harán los conductores hiperactivos cuando los vehículos autónomos asuman gran parte de la conducción de todos los días? Es un problema que Volvo está tratando de resolver con el Concepto 26 (C26) también conocido como la “máquina del tiempo”.

El C26 es una innovadora plataforma de interior que se desplaza con la elegancia de conducir, y tiene el centro de mando con su propio tercer espacio privado.

Este concepto es una cabina interior que recibe su nombre de “máquina del tiempo” por la cantidad de tiempo que el viajero típico puede recuperar y pasar enfocado en otras cosas, mientras el vehículo lo lleva a su destino.

El C26 interior es diferente de cualquier asiento del conductor en el mercado hoy en día, ya que tiene una doble personalidad. Por un lado, es una cabina-piloto adecuada para las carreteras secundarias. Por otro, es una extensión cómoda de su sala de estar, cuando se establece el vehículo en modo autónomo y delega la conducción del mismo.

Es una solución para un asiento del conductor sin compromisos, que según Volvo será lo que los clientes realmente van a querer. Esta “máquina del tiempo” es el producto final de una encuesta de 6,000 personas en lo que querrán en el vehículo del futuro.

Según los ejecutivos de Volvo, estos sistemas semi-autónomos son a medias, un experimento de la tecnología prematura en el mejor y en el peor de los casos. En la realidad, es necesario que haya un sistema que permita al conductor y cuando quiera, relajarse mientra el vehículo conduce. La solución de Volvo capta lo mejor de ambos mundos.

El interior del vehículo tiene un diseño de asiento revolucionario que ayudará al desenganche del conductor de conducir, para que pueda centrarse en algo más significativo o en nada en absoluto.

El asiento es diferente a los que se usan actualmente, porque está compuesto por dos piezas separadas que inclinan y se reclinan, sin botones, palancas o motores. Funciona como una oficina o sillón dental, ofreciendo una flexibilidad y fluidez de movimiento con la reclinación del cuerpo completo y con reposapiés.

En su estado más reclinado, su forma es similar a un asiento aplanado de aerolínea de primera clase, ajustable de 20 posiciones con soporte lumbar. Un asiento radicalmente más cómodo es sólo el comienzo de las capacidades de la máquina del tiempo.

Hay que recordar que el asiento del conductor que se experimenta hoy en día está diseñado para mantener al conductor en posición más firme. Normalmente uno está en posición vertical, en una posición que se centra en la carretera y los vehículos delante de uno. Todo hecho para el acceso inmediato a los medidores de instrumentos, volante y pedales para la conducción, pero no están hechos para hacer algo que no sea centrarse en la carretera.

En un vehículo autónomo de Volvo habrá un momento en que el conductor pueda entregar el control del vehículo cuando el viaje deje de ser divertido. En ese traspaso, el volante se retira y el asiento se desliza hacia atrás.

El conductor selecciona uno de los modos predefinidos: Drive, Crear y Relax. Cada modo controla la posición del asiento y mueve el centro de la tableta de la consola integrada con él. En algunos modos, un reposapiés extiende una pantalla de TV de 25 pulgadas y pone al conductor en una mejor posición para desengancharlo completamente de la experiencia de conducción.

Qué lindo sería que el futuro llegara hoy y no tener que soportar los terribles viajes de la casa al trabajo, que con el intenso tránsito están lejos de ser divertidos.