Presidenta centroafricana pide “perdón” ante el Papa por violencia en su país

El Pontífice inició en Bangui , la tercera etapa de su gira africana, la más arriesgada por la situación de inseguridad en el país
Presidenta centroafricana pide “perdón” ante el Papa por violencia en su país
El papa Francisco a su llegada a la Bangui, capital de la República Centroafricana.
Foto: EFE

Bangui – La presidenta de la República Centroafricana, Catherine Samba-Panza, pidió este domimgo “perdón” en nombre de la clase dirigente y de los responsables de lo que llamó “descenso a los infiernos”, en alusión a la violencia de su país, y animó a sus compatriotas a hacer lo mismo tras recibir al Papa Francisco.

Samba-Panza elogió la “lección de coraje y determinación” que el Pontífice ha demostrado al viajar a Bangui, capital de República Centroafricana, donde le recibió hoy en la sede presidencial, el Palacio del Renacimiento.

Todos los hijos e hijas de este país deben reconocer sus faltas y pedir perdón, un perdón sincero que su bendición transformará en un nuevo pavimento para la reconstrucción del país”, subrayó la mandataria.

El pontífice inició este domingo en Bangui , la tercera etapa de su gira africana, la más arriesgada por la situación de inseguridad en el país, agitado por una crisis política y humanitaria que ha causado miles de muertos y decenas de miles de refugiados y desplazados en los últimos dos años.

“Confieso todo el mal que se ha hecho aquí en el curso de la historia y pido perdón desde el fondo de mi corazón”, expresó la presidenta dirigiéndose al pontífice.

Todos los centroafricanos, continuó, “tienen una necesidad absoluta de este perdón con motivo de su visita, más si cabe tras las últimas abominaciones cometidas en nombre de la religión por personas que se dicen creyentes“.

La espiral de violencia sectaria comenzó en República Centroafricana con el derrocamiento de François Bozizé en marzo de 2013 a manos de rebeldes Séléka, de mayoría musulmana, contra quienes se alzaron en armas meses más tarde milicias denominadas anti-balaka, de mayoría cristiana.

“¿Cómo se puede ser creyente y destruir los lugares de culto, matar al prójimo, violar, destruir las propiedades y cometer violencia en todas sus formas?”, se preguntó.

La dirigente centroafricana valoró que Francisco haya mantenido su visita a pesar de esa violencia, de las amenazas de seguridad y del resurgimiento de movimientos extremistas.

“Habrían podido desanimaros a tomar el riesgo de desplazaros a Bangui, pero no ha sido así. La lección de coraje y de determinación es aquí ejemplar y nos debería enseñar a todos”, subrayó.

Samba-Panza se mostró convencida de que la visita de Francisco al país permitirá “exorcizar” los “demonios de la división, el odio y la autodestrucción definitivamente de nuestras tierras”.

El papa ha decidido “consolar a un pueblo moribundo”, y con ello traerá la “tolerancia, el amor al prójimo y el respeto de la dignidad humana”, confió la presidenta.

“Su presencia entre nosotros nos debería reconciliar con la paz”, apostilló la presidenta, que aspira a “una República Centroafricana sin rencores, odio, divisiones, sin discriminación religiosa ni étnica, sin armas y en la que todos los ciudadanos puedan darse la mano para reconstruir el país”.

Por último, Samba-Paza volvió a agradecer a Francisco que se decidiera a visitar “esta tierra hoy de desolación, pero tierra de oportunidades en el futuro”.