Agua radioactiva: uranio contamina mantos acuíferos en California

El contaminante llega por medio del nitrato y la irrigación
Sigue a La Opinión en Facebook
Agua radioactiva: uranio contamina mantos acuíferos en California
Agua potable.
Foto: Archivo / Getty Images

Casi 2 millones de personas en California y el Medio Oeste viven en sitios donde los acuíferos tienen hasta 180 veces el nivel seguro de uranio, según un estudio reciente hecho por científicos de la Universidad de Nebraska-Lincoln (UNL).

Para la investigación se tomaron 275,000 muestras de agua, y resulta que muchos estadounidenses viven a menos de una milla de los pozos que están contaminados con el uranio, según los investigadores que publicaron el reporte en la edición de agosto de la revista ‘Environmental Science and Technology Letters’.

El 78% de la contaminación proviene de nitrato, el contaminador derivado de los fertilizantes químicos y los desechos animales. Los nitratos se oxidan y se convierten en uranio, por lo que es soluble en el agua subterránea.

https://s.graphiq.com/rx/widgets.js

Data curated by HealthGrove

Los mantos acuíferos están bajo la capa de suelo rico, que está fertilizado por nitratos. Así es como llega a las reservas de agua. La sequía y la sobreexplotación de las reservas de aguas subterráneas también contribuyen a esto.

“Se debe reconocer que el uranio es un contaminante que se ha propagado”, indicó Kerri Weber, uno de los autores del estudio sobre el uranio y los mantos acuíferos en la UNL. “Y estamos creando este problema al producir el contaminante primario que lleva a otro”.

La concentración de uranio en algunas de las reservas de agua de California resultó estar 180 veces arriba de lo que se considera segura, según la investigación.

Aunque se identificó la presencia de uranio en el agua a través de California, es aún más prevalente en la zona agrícola del Valle de San Joaquín.

Impacto en la salud

Estar expuesto por largo tiempo al uranio, del que se obtiene el combustible nuclear para centrales eléctricas y bombas atómicas, supone varios problemas médicos. Puede dañar el hígado, aumentar los riesgos de cáncer y generar presión arterial elevada.

Según la Prensa Asociada (AP), la ciudad de Modesto, de medio millón de habitantes, gastó hace poco más de 500,000 dólares para empezar a mezclar el agua de un pozo contaminado para diluir el uranio hasta niveles seguros. El ayuntamiento ha retirado otra media docena de pozos con niveles excesivos de uranio.

La Junta de Control de Recursos de Agua del estado identificó al menos 16.7 millones de dólares invertidos por el estado desde 2010 para ayudar a que los sistemas de aguas públicas respondan a altos niveles de uranio, descubrió la AP.