Fobia hacia los musulmanes

Las ideas del millonario neoyorkino no sólo deben preocupar a los republicanos sino a todo el país
Sigue a La Opinión en Facebook
Fobia hacia los musulmanes
Foto: EFE

El ataque perpetrado la semana pasada por una pareja de musulmanes en San Bernardino, donde perdieron la vida 14 personas y 21 resultaron lesionadas, ha convertido en prioridad nacional la lucha contra el terrorismo, especialmente el promovido por el Estado Islámico o ISIS.

Aunque hasta ahora no hay indicios de que Syed Rizwan Farook y su esposa Tashfeen Malik hayan recibido directamente instrucciones de ISIS para llevar a cabo el atentado, todo apunta a que se inspiraron en ese grupo para planificar la matanza.

La pregunta que todos nos hacemos ahora es cómo enfrentar mejor esta tremenda amenaza.

Fiel a su discurso antiinmigrante, el republicano Donald Trump ha acaparado nuevamente los reflectores al proponer que se niegue la entrada a Estados Unidos a todos los musulmanes. Previamente había hecho un llamado para que se cerraran algunas mezquitas y se mantuviera un registro de los musulmanes en el país. Miles de sus simpatizantes han manifestado estar de acuerdo con él, como lo demuestra el hecho de que se mantiene como puntero entre los aspirantes republicanos a la presidencia.

Estas ideas, sin embargo, son totalmente contrarias a la Constitución de Estados Unidos que prohíbe la discriminación basada en la religión y al espíritu de libertad que dio lugar a la creación de este país. El estereotipar a toda una comunidad por sus creencias religiosas colocaría a Estados Unidos en el mismo nivel que los grupos intolerantes que rechazan a todos lo que no comparten su fe o su ideología.

Las críticas a Trump no sólo se han originado dentro de las filas demócratas sino incluso entre los líderes del Partido Republicano y figuras ultraconservadoras como el ex vicepresidente Dick Cheney. “Pienso que la noción de que de alguna manera necesitemos decir no más musulmanes y prohibir toda una religión va en contra de todo lo que defendemos y creemos”, subrayó al comentar la propuesta de Trump.

Las ideas del millonario neoyorkino no sólo deben preocupar a los republicanos sino a todo el país. En el resto del mundo seguramente ven con gran inquietud y asombro cómo el candidato republicano que va a la cabeza en las encuestas pretende combatir el terrorismo.

El discurso antimusulmán de Trump es, por otra parte, exactamente lo que ISIS desea escuchar. Le servirá para continuar fomentando el resentimiento de muchos de sus seguidores que se sienten agredidos, lo cual es sumamente peligroso. En lugar de aislar a los musulmanes, hoy más que nunca urge establecer un diálogo con esta comunidad.

Obama tiene razón en su llamado a rechazar acciones precipitadas basadas sólo en el miedo. La amenaza del terrorismo es clara, pero Estados Unidos debe reaccionar con inteligencia, prudencia y fidelidad a sus principios.