Nuevo secretario de Educación pondrá énfasis en la diversidad y combate a brecha académica de minorías

La equidad y la eliminación de “fábricas de deserción escolar” forman eje de misión de John B. King

WASHINGTON.- John B. King asumirá las riendas como secretario de Educación con la misión de promover la diversidad estudiantil y poner en marcha una ambiciosa reforma educativa que consolide los avances de los últimos siete años.

En entrevista con este diario desde la que será su oficina el próximo 1 de enero, King delineó las prioridades que guiarán su trabajo como secretario de Educación interino en los próximos 13 meses, centrado en promover la “equidad” estudiantil.

“Tenemos que centrarnos en la equidad, para que los jóvenes tengan oportunidades de éxito, y para eso tenemos que corregir las grandes brechas académicas de las minorías, estudiantes pobres, estudiantes de inglés, y los discapacitados”, señaló.

IMG_6232

Así, la equidad académica, el continuo combate a las “fábricas de deserción escolar” –aún hay secundarias con menos de 50% de graduación- una mayor inversión en la capacitación de maestros, y aumentar el acceso a las universidades, forman el eje de la misión de King.

King aplaudió que, según datos oficiales divulgados ayer, la tasa de graduación de secundaria aumentó en general a un 82% en el ciclo escolar 2013-2014, y subió en 5,3%, a un total de 76,3% entre los estudiantes hispanos, pero consideró que “queda mucho por hacer”.

Por ejemplo, Estados Unidos se ubica en el décimo segundo lugar en las tasas de graduación de universidad y una de las metas de la Administración Obama es recuperar el primer lugar en el mundo.

Nueva reforma educativa

King destacó que la nueva reforma educativa promulgada por el presidente Barack Obama la semana pasada, conocida por su sigla en inglés “ESSEA”, mejora con creces la ley “Que Ningún Niño Quede Atrás” de 2001 (“No Child Left Behind”, NCLB).

La NCLB, promulgada por el presidente George W. Bush en 2001 como antídoto a la disfunción del sistema escolar público, suscitó críticas de que no tomó en cuenta las necesidades de las comunidades locales, dio demasiada prioridad a las pruebas, e impuso reformas que en realidad produjeron escasos resultados.

La nueva ley reafirma el ideal de que todo niño, sin importar su raza, ingreso familiar, procedencia, o barrio donde vive, merece oportunidades para su avance social, en un país donde ha crecido la brecha entre pobres y ricos.

La reforma educativa devuelve una mayor autonomía a los distritos escolares por lo que, según observadores, representa una especie de “borrón y cuenta nueva” para ayudar a los estudiantes que sí quedaron rezagados.

Esta ley “nos da oportunidad de centrar la atención en los estados y distritos escolares que tienen secundarias con dificultades” y, como parte de esos esfuerzos, el gobierno ha lanzado una campaña nacional contra el ausentismo escolar, explicó King.

Lista de retos

En la lista de retos que afrontará King figuran el mitigar, mediante ayudas federales, la crisis del alto costo de las universidades, que deja a muchos estudiantes “con una enorme deuda pero sin título” universitario.

King también llevará la voz cantante en asuntos como la renovación del “Acta de Educación Secundaria”; mejoras al sistema de acreditación de universidades, incluyendo la expansión del acceso a la ayuda federal en ciertas instituciones, y reformas al sistema de becas y demás ayudas financieras.

El funcionario también tendrá sobre el tapete la urgencia de elaborar o modificar las guías federales para el manejo de quejas sobre violaciones sexuales en los recintos universitarios, y la adopción o ampliación del uso de tecnologías en las aulas.

Además, tendrá la ingente labor de multiplicar los programas de educación preescolar en todo el país –la  meta de Obama es que todo niño de cuatro años de edad en EEUU tenga acceso a estos programas-,  aunque lo más probable es que eso quede como asignatura pendiente para el próximo gobierno.

Fomento de mentores

Hijo de madre puertorriqueña y padre afroamericano, King perdió a sus padres a edad muy temprana y vivió en carne propia muchas dificultades en el hogar y en su formación en las escuelas públicas de Nueva York y, como exmaestro de Estudios Sociales conoce de primera mano la importancia de los mentores.

“Los maestros me salvaron la vida; yo perdí a mis padres muy jovencito y, como estudiante afrolatino, mi vida pudo haber tomado otro rumbo. Gracias a ellos me convertí en maestro para ayudar a otros jóvenes, y creo que es importante apoyar a los maestros y a la profesión en general”, subrayó.

King reconoció que, en el ambiente político de los últimos años, algunos maestros se han sentido “bajo ataque” o “culpados” por los problemas del sistema escolar, pero aseguró que los docentes deben sentir el aprecio, reconocimiento y apoyo del gobierno y de sus comunidades.

King, de 40 años, reemplazará a Arne Duncan, quien se regresará a Chicago (Illinois) a finales de este mes tras ostentar el cargo desde 2009.

Elementos principales de la reforma educativa:

 Exige que los gobiernos estatales adopten rigurosas normas académicas que preparen a todos los estudiantes para la universidad y carreras en el mercado laboral.

  • Garantiza un sistema de rendición de cuentas, ayudas para estudiantes rezagados y medidas correctivas para mejorar la calidad de las escuelas, particularmente las secundarias con alta deserción escolar.
  • Reduce el énfasis en las pruebas como vara de evaluación de estudiantes y maestros, y prevé entrega de datos para que los padres y maestros mejoren el aprendizaje en las aulas.
  • Amplía el acceso a programas preescolares de alta calidad.
  • Amplía la autonomía de los estados y distritos escolares para que puedan elaborar sus propios sistemas de mejoras educativas.
  • Establece nuevos programas competitivos para impulsar reformas y ampliar las oportunidades para los estudiantes, incluyendo la expansión de escuelas “chárter” y programas como “i3” y “Promise Neighborhoods”.