Hillary Clinton desplegará su mejor arma en 2016: Bill Clinton

El exmandatario aún goza de popularidad y fue clave en la reelección de Barack Obama en 2012
Hillary Clinton desplegará su mejor arma en 2016: Bill Clinton
Foto: EFE

WASHINGTON.- Aparentemente impermeable ante los ataques republicanos y siempre encumbrada en las encuestas, la precandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, se prepara para desplegar, a partir del mes próximo, su “arma no tan secreta”: su esposo y expresidente Bill Clinton.

Pese a su popularidad, Bill Clinton (1993-2001) ha jugado un papel entre bambalinas en la contienda de la exsecretaria de Estado, como confidente, asesor y recaudador de fondos.

Sin embargo, a partir de enero próximo, el hombre que ayudó al presidente Barack Obama a ganar la reelección en 2012 tendrá un puesto mucho más visible en la contienda, según anunció la propia precandidata tras el tercer y último debate demócrata en Manchester (New Hampshire) el sábado pasado.

Bill Clinton sigue siendo una presencia dinámica en la contienda, tal como demostró en el ciclo electoral de 2012, y en algunas ocasiones en 2014. El aporta mucho porque puede generar mucho entusiasmo en la base en grandes eventos y ayudar a su esposa a recaudar montañas de dinero”, dijo a este diario Geoffrey Skelley, analista político de la Universidad de Virginia.

Consultada hoy por este diario, la campaña no quiso hacer comentarios más allá de los que Clinton hizo durante una fiesta privada.

“Arma no tan secreta”

“A partir de enero, tendré mi arma no tan secreta. Vamos a cubrir el mayor terreno posible en New Hampshire que podamos, veremos a mucha gente”, prometió Clinton.

“Bill y yo sabemos que en realidad no podemos hacer esto sin todos ustedes, y todos pueden ser parte de esta campaña”, subrayó Clinton, rodeada de asesores y partidarios.

Hasta ahora, Bill Clinton ha participado en algunos eventos de recaudación de fondos y, según fuentes allegadas a la campaña, ha servido de asesor de Hillary y permanece en contacto con la campaña.

Clinton tuvo la ayuda de su esposo en octubre pasado, en la antesala de la maratónica audiencia de once horas en la Cámara de Representantes sobre el atentado en 2012 contra el consulado estadounidense en la ciudad libia de Bengasi, que dejó cuatro muertos y ha sido uno de los puntos más bajos de su gestión como secretaria de Estado.

¿Dos Clinton otra vez?

Es que, si Clinton gana la presidencia en 2016, no sólo hará historia como la primera mujer en el cargo sino que abrirá todo un debate nacional sobre el debido papel –también sin precedente- que asumiría su esposo en la Casa Blanca.

Tras el tercer y último debate de los precandidatos presidenciales demócratas en New Hampshire el sábado pasado, Clinton sugirió que su esposo, un apasionado de la política, probablemente no asumirá un papel tradicional ni quedaría relegado a organizar funciones sociales.

Al apoyarse en su esposo en la contienda, Clinton quiere cimentar los avances logrados hasta la fecha, liderando en cada encuesta nacional frente a sus otros dos rivales, el senador Bernie Sanders y el exgobernador de Maryland, Martin O´Malley.

Dotes de “explicador”

Conocido por su carisma y su don de palabra, Bill Clinton se ganó el mote de “explicador en jefe” de parte de Obama en 2012, por la forma sencilla y metódica con la que explicó ante los votantes la importancia de su reelección.

Tras su participación en la Convención Nacional Demócrata ese año, Obama describió a Clinton como el “explicador en jefe” y el “secretario de explicar las cosas”.

En su primero acto público en octubre pasado en Iowa, Bill Clinton aseguró que la exprimera dama continuará el progreso logrado bajo la Administración Obama,  al advertir de que en los comicios de 2016, no solo están en juego la seguridad nacional y la prosperidad económica sino también la designación de entre uno y tres magistrados en el Tribunal Supremo, lo que a su vez moldeará la política nacional durante décadas.

Los antiguos problemas de pareja de los Clinton y los ataques que ambos suelen generar de los republicanos han sido legendarios, como también lo son sus ambiciones políticas.

Por ello, la participación de Clinton en la contienda deja en claro que el partido no escatimará esfuerzos por evitar que un republicano gane en las urnas en 2016.

“Bill Clinton ha tenido una baja visibilidad, aparentemente porque la campaña quiere demostrar que Hillary Clinton se vale sola”, pero el expresidente goza de mucha popularidad y, en ese sentido, “definitivamente todavía tiene magia”, puntualizó Skelley.

Una encuesta de marzo pasado de la cadena televisiva NBC y el diario “The Wall Street Journal indicó que Clinton sigue siendo muy popular entre la opinión pública en general.

Según ese sondeo, el 56% dijo tener una opinión positiva del exmandatario, en comparación con el 35% que obtuvo George W. Bush y el 44% que logró Obama.