Senador republicano Lindsey Graham abandona contienda presidencial

Graham mantiene misterio sobre a quién apoyará en la nominación presidencial
Senador republicano Lindsey Graham abandona contienda presidencial
Lindsey Graham
Foto: EFE

 WASHINGTON.- Estancado al fondo de las encuestas durante meses, el senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, anunció este lunes que suspende su campaña por la nominación presidencial de su partido.

“Esperaba no tener que hacer esta llamada, pero creo que ha llegado la hora de que suspenda mi campaña” electoral, dijo Graham durante una conferencia telefónica con sus simpatizantes.

Graham, reelegido a su escaño en 2014, cuenta con el apoyo y respeto de buena parte de su bancada en el Senado pero, desde lanzó su candidatura en junio pasado, nunca logró subir más del uno por ciento en las encuestas internas.
De hecho, Graham tiene apenas el apoyo del 0,5%, según un promedio nacional de la página web  “Real Clear Politics”.

En un video de casi dos minutos divulgado por la campaña, Graham aseguró que su campaña fue una dirigida a buscar soluciones para los problemas más acuciantes que afronta EEUU, desde la abultada deuda pública a la inmigración ilegal y la seguridad nacional.

Según Graham, él fue el primero en proponer, hace cuatro meses, el envío de tropas terrestres a Irak y Siria para combatir la amenaza de grupos extremistas como ISIS y, ahora, “la mayoría de los precandidatos” republicanos le dan la razón.

Graham hizo el anuncio el mismo día en que afrontaba el plazo para retirar su nombre de las primarias en Carolina del Sur, previstas para el próximo 20 de febrero.

El próximo debate presidencial republicano en Carolina del Sur será el próximo 14 de enero y, según observadores, la campaña -que afrontó problemas para recaudar fondos incluso en ese estado- quería ahorrarse un continuo desgaste y sin mejores resultados.

Es que, pese a ser considerado un “halcón” en asuntos de política exterior, Graham también ha trabajado con los demócratas en asuntos como la reforma migratoria y esa aparente voluntad bipartidista no le ganó favores entre los ultraconservadores de su partido.

Graham no ha precisado a cuál de los rivales republicanos apoyará de cara a las primarias en su estado, pero dijo hoy a la cadena CNN que tomará algún tiempo con su familia para pensarlo.

Pero Graham, en todo caso, no ha hecho ningún secreto del repudio que siente hacia el magnate empresarial, Donald Trump, y el senador republicano por Texas, Ted Cruz.

Uno de sus rivales para la nominación, el exgobernador por Florida, Jeb Bush, dijo hoy en Twitter que Graham ha sido un hombre muy “claro” respecto a la debida estrategia contra ISIS y que el Partido Republicano y el país harían bien en acatar sus consejos.