Agenda del Papa en México no tocará DDHH, los 43, pederastas o desaparecidos

Expertos sostienen que las actividades del pontífice en el país reflejan desinterés que ha mantenido la Conferencia del Episcopado Mexicano

Guía de Regalos

Agenda del Papa en México no tocará DDHH, los 43, pederastas o desaparecidos
El Papa Francisco llegará a México el próximo 12 de febrero.
Foto: EFE

La agenda del Papa durante su próxima visita a México estará marcada más por la política que por los derechos humanos. Expertos sostienen que las actividades del pontífice en el país reflejan desinterés que ha mantenido la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) por confrontar seriamente al Gobierno, así como de reconocer que problemas, como la pederastia, ocurren en el país todos los días.

Después de que el secretario general del CEM Eugenio Lira anunciara en Radio Fórmulaque sería muy difícil que el Papa se reuniera con los padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, expertos señalan que la imagen del pontífice podría verse afectada por eludir uno de los casos de atropello a los derechos humanos de mayor repercusión en la historia reciente del país.

El investigador especializado en religión del Colegio de México, Roberto Blancarte Pimentel, detalló en entrevista con SinEmbargo que, como es usual, los intereses de las burocracias tanto del Vaticano, como de este país, terminaron por pesar más en la planeación de la agenda del Papa, que el de distintos grupos defensores de los derechos humanos, víctimas de pederastia y los mismos padres de los 43 desaparecidos, que buscan una reunión con el pontífice.

“Lo que vemos en estos viajes es que el Papa es muy cuidadoso, y mucha gente espera que el Papa hable y él no lo hace. Como sucedió en Cuba cuando la gente esperaba que hablara de los pesos y contrapesos. Eso significa que más o menos va a suceder lo mismo en el caso mexicano. Seguramente, no va hacer referencia directa a los padres de Ayotzinapa“, detalló.

Y es que la omisión va más allá del discurso, ya que los padres de los 43 han estado a la espera de un pronunciamiento contundente por parte de Jorge Mario Bergoglio, después de que el 21 de septiembre viajaran a buscar su respaldo a Washington DC, Estados Unidos, y después lo siguieran en su gira a Nueva York y Filadelfia, sin encontrar respuesta.

Las madres que buscaron al Papa fueron Hilda Legideño Vargas, madre del estudiante Jorge Antonio Tizapa Legideño, Blanca Luz Nava Vélez, madre de Jorge Álvarez Nava, Hilda Hernández Rivera, madre de César Manuel González, Luz María Telumbre Casarrubias, madre de Christian Alfonso Rodríguez y Angélica González González, madre de José Ángel Navarrete González.

Y ahora, recientemente, con el anuncio de la visita del Papa, los padres buscaron recolectar firmas para tener una reunión, y para el 20 de diciembre ya habían recolectado alrededor de 2 mil 500. Sin embargo, Lira, en sus declaraciones a Radio Fórmula el 16 de diciembre, dijo que habría “pocos espacios o casi ninguno para un encuentro privado o particular”, aunque sería posible que los padres estarían presentes en el momento de la misa que se realizará en Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos, y una de las ciudades meixcanas que ha sido víctima de la violencia y de una serie de violaciones a los derechos humanos.

Por otro lado, el Papa sí se reunirá en privado con el Presidente Enrique Peña Nieto, quien le dará la bienvenida en el Palacio Nacional, en un encuentro entre autoridades de Gobierno y obispos.

“Los políticos mexicanos están en la búsqueda de una legitimidad perdida, y ven en el Papa una posible fuente para aumentar esa legitimidad. Así que buscan atraer este encuentro”, explicó Blancarte.

Pederastia un problema actual

Otro aspecto que había quedado afuera de la agenda oficial del Papa anunciada por el Episcopado en una primera instancia, es la reunión del pontífice con víctimas de la pederastia, aunque el Arzobispo de San Luis Potosí, Jesús Carlos Cabrero Romero, expuso que sí habrá un encuentro.

“El Santo Padre traerá para ellos un mensaje y a nosotros una línea para poder responder a todas estas víctimas”, dijo. Sin embargo, el Papa Francisco ha sido acusado de no abanderar este tema a cabalidad.

El ex sacerdote Alberto Athié Gallo, quien decidió dejar la Iglesia en el 2003, después de enterarse del grave problema de abuso infantil encubierto en el CEM, consideró que “para mí el tema no es el encuentro con el Papa, porque estos encuentros sirven para decir que está consiente del problema. El último encuentro en los Estados Unidos fue un encuentro muy forzado, el Papa no contempló unirse con las víctimas del abuso clerical, pero además pidió unirse con otras víctimas sexuales, como para dar a entender que el problema no es sólo clerical”, dijo.

El 27 de septiembre, el Pontífice argentino recibió durante media hora a cinco víctimas de esta clase de abusos, en una reunión organizada por familiares, maestros y miembros del clero.

“Los supervivientes de abuso se han convertido en verdaderos heraldos de esperanza y ministros de misericordia, humildemente le debemos a cada uno de ellos y a sus familias nuestra gratitud por su inmenso valor para hacer brillar la luz de Cristo sobre el mal abuso sexual de menores”, dijo Bergoglio sobre ese encuentro.

Athié Galló aseveró tener conocimiento de más de 700 niños que han sido abusados en México “con los casos del padre Marcial Maciel Degollado, del padre Nicolás Aguilar, del padre Eduardo Córdoba, del padre Gerardo Silvestre, hemos detectado más de 700 niños en México. Por estos casos que son obviamente más conocidos y que han logrado rebasar el control de la iglesia”.

El año pasado, el Comité de Protección de los Derechos de los Niños de las Naciones Unidas presentó un informe en el que acusó al Vaticano de violar sistemáticamente la convención que protege los derechos de los menores alrededor del globo.

La presidenta de ese Comité, Kristen Sandberg, informó en su oportunidad que el número de niños abusados podrían ser decenas de miles en el mundo.

Francisco es el primer Papa que tiene en su mandato la plena conciencia de que los daños gravísimos que se han cometido en contra de decenas de miles de niños en el mundo, por parte de sacerdotes, obispos e incluso cardenales, y que no sólo lo hicieron sino que fueron encubiertos sistemáticamente por parte de la Santa Sede. ¿Por qué?, porque no había habido un informe de esa naturaleza antes”, dijo Athié.

La agenda 

El Papa llega a México el viernes 12 de febrero, procedente de Roma. Un día después asistirá a una bienvenida en Palacio Nacional, donde se reunirá con el Presidente Enrique Peña Nieto, el cuerpo diplomático y obispos. Después, realizará una misa en la Basílica de Guadalupe.

El domingo 14 oficiará una misa en Ecatepec de Morelos, Estado de México, en donde visitará obras sociales. El lunes 15, viajará a Chiapas, para realizar un programa de actividades en comunidades indígenas de San Cristóbal de las Casas, así como reuniones en Tuxtla Gutiérrez.

El martes 16, visitará Morelia, Michoacán, para dirigir una misa, además de sostener una reunión con jóvenes.

Y el miércoles 17 visitará Ciudad Juárez, Chihuahua, donde se reunirá con reclusos y representantes laborales. Desde ahí, ese día, regresará a Roma.