Obama solicitará al Congreso $450 millones para “Paz Colombia”

El mandatario dijo que EEUU seguirá apostando por el éxito de Colombia en la era postconflicto

Guía de Regalos

Obama solicitará al Congreso $450 millones para “Paz Colombia”
Los presidentes de EEUU y Colombia se saludan durante la recepción realizada por los 15 años del Plan Colombia.
Foto: Shawn Thew / Getty Images

WASHINGTON.- Prometiendo que EEUU será un “socio” de Colombia en la etapa posterior al conflicto, el presidente Barack Obama anunció este jueves un paquete de ayuda de $450 millones para Colombia para el año fiscal 2017, sobre todo para fortalecer los programas que se pongan en marcha dentro del plan “Paz Colombia”.

Así lo anunció Obama durante una ceremonia junto al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para celebrar los 15 años del Plan Colombia, negociado entre los presidentes Bill Clinton y Andrés Pastrana y aprobado por el Congreso en 2000 para combatir el narcotráfico, el crimen organizado y los grupos armados irregulares.

Frente a unos 200 invitados, entre funcionarios, académicos, diplomáticos y politólogos de ambos países, Obama dijo que EEUU seguirá apostando por el éxito de Colombia.

“Socios en la paz”

“De la misma forma en que EEUU ha sido un socio de Colombia en tiempos de guerra, seremos sus socios en la paz”, afirmó Obama, al anunciar el monto de la ayuda que presentará formalmente al Congreso el próximo martes.

Santos, por su parte, agradeció una y otra vez la “mano amiga” que Estados Unidos ha dado a Colombia y que, a su juicio, hace que el país ahora vea el futuro “con esperanza”.

Gracias al Plan Colombia, su país ha dejado el “vergonzoso campeonato mundial en homicidios y secuestros a tener los índices de esos delitos más bajos de los últimos 40 años”, precisó Santos.

“La paz será el broche de oro del Plan Colombia y el comienzo de un nuevo capítulo de colaboración y amistad” entre EEUU y Colombia, aseguró Santos, sobre el acuerdo cuya firma está prevista para el próximo 23 de marzo.

Obama lo recibió en la Casa Blanca, en el marco de la visita oficial de tres días que el mandatario colombiano realiza en Washington en busca de apoyo a las negociaciones de paz con las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la era posconflicto.

El objetivo del encuentro privado de Obama y Santos, en el que ninguno admitió preguntas de la prensa, era evaluar los logros sociales políticos y económicos de Colombia y el compromiso de ambos países de profundizar la colaboración en áreas de interés común, incluyendo ahora la lucha contra la propagación del virus de Zika, dijo la Casa Blanca.

“Paz Colombia”

Según datos distribuidos por la Casa Blanca, la ayuda de EEUU a “Paz Colombia” se apoyará en tres pilares: consolidación y expansión de los logros en materia de seguridad y la lucha antidrogas, además de la reinserción de los rebeldes y el desminado; expansión de la presencia del Estado y las instituciones, para fortalecer el estado de derecho y las economías rurales en zonas azotadas por la violencia, y promoción de la Justicia y ayudas para las víctimas.

Del total de poco más de $450 millones, unos $390 provendrán del apartado de la asistencia extranjera bilateral, y el resto de programas de ayuda humanitaria para grupos vulnerables y operaciones antidrogas dentro del Pentágono.

El monto de la ayuda, que aún aguarda la aprobación del Congreso, es un poco menos del total de $500 millones que esperaba el gobierno colombiano pero, en todo caso supone un aumento del 20% sobre los $310 millones que EEUU desembolsó para el país sudamericano en el año fiscal en curso.

Te puede interesar: El Plan Colombia 2.0 abre oportunidades y grandes retos para la era posconflicto

Beneficio mutuo

Con este compromiso, Obama quiere sumar otro punto a su columna de logros en política exterior, tras la reanudación de las relaciones diplomáticas con Cuba.

Para el gobierno colombiano, es prioritario que se mantenga el apoyo bipartidista a Colombia –las elecciones generales de noviembre próximo podrían realinear las fuerzas en el Congreso-, de ahí que Santos se ha reunido con líderes de ambos partidos en las dos cámaras del Congreso.

Aunque, en general, los demócratas apoyan las negociaciones de paz entre el gobierno de Santos y las FARC, algunos republicanos, como la congresista por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, han expresado abiertamente su escepticismo sobre las conversaciones y sobre la sugerencia de que se elimine de las FARC de la lista de grupos terroristas.

El congresista demócrata por Arizona, Rubén Gallego, de origen colombiano, asegura que EEUU no debe darle la espalda a Colombia.

Un fuerte espaldarazo político

En el tercer y último día de su visita oficial, Santos se reunirá mañana con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, y participará en un foro sobre los retos y oportunidades de la etapa posconflicto.

También almorzará con el secretario de Estado, John Kerry, y posteriormente ambos ofrecerán una rueda de prensa.

Antes de regresar a Bogotá, Santos se reunirá también con la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Aunque nadie niega que  la etapa posconflicto será difícil y prolongada, los observadores coinciden en que Santos ha logrado en Washington lo que se propuso.

La próxima batalla será convencer a los escépticos de que el eventual acuerdo de paz es una apuesta en la que todos ganan, y lograr que el Congreso apruebe los fondos que solicitará Obama.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA