¿Qué es el tercer tiempo que proponen para el fútbol argentino?

La idea es tratar de erradicar los continuos actos de violencia que se ven en las canchas de futbol de Argentina

Guía de Regalos

¿Qué es el tercer tiempo que proponen para el fútbol argentino?
Imagen de archivo de un duelo entre Boca Juniors y River Plate en La Bombonera de Buenos Aires.
Foto: Mexsport

Un partido de fútbol, sin trascendencia, terminó de la manera más violenta posible en Argentina el pasado fin de semana cuando un jugador que había sido expulsado mató de varios disparos al árbitro e hirió a un jugador rival.

Ocurrió en un encuentro de barrio en la ciudad de Córdoba, en el interior del país.

VIDEO: Tremenda pelea de mujeres en el futbol francés

Hace dos semanas, un amistoso en el clásico de Mar del Plata entre Estudiantes y Gimnasia terminó en una batalla campal sobre el terreno de juego.

Pasó en un duelo entre dos clubes de primera división, que terminó con 16 jugadores sancionados, con castigos entre uno y ocho partidos de suspensión.

Es esa violencia en el fútbol argentino la que busca erradicar una iniciativa que propone adoptar en todas las categorías del deporte del balón una de las tradiciones más nobles del rugby, el tercer tiempo.

¿Tercer tiempo?

Es una tradición que surgió en el rugby en la que los jugadores de los dos equipos, que durante ochenta minutos lucharon con todas sus fuerzas sobre el campo, se juntan tras el partido para compartir y socializar, bebiendo y comiendo.

VIDEO: El Valencia es recibido con insultos por sus aficionados, tras la goleada del Barça

Con el ritual, que se conoce en Francia como “troisième mi-temps” y en los países de habla anglosajona como “third half“, se busca resaltar el juego limpio que defiende el rugby, suavizando las asperezas que pudieron surgir en el campo.

También fue una manera de distanciarse del fútbol cuando se dividieron a finales del siglo XIX, lo que quedó marcado en la frase “el fútbol es un deporte de caballeros jugado por brutos y el rugby un deporte de brutos jugado por caballeros“.

Si bien se considera que la tradición ha perdido un poco de terreno con la aparición del profesionalismo, su importancia se mantiene vigente en los duelos entre selecciones, como se observó en el pasado mundial de rugby, y en las ligas de aficionados.

Ejemplo

Partiendo del ejemplo de lo que ocurre en el rugby, fue que surgió una iniciativa en la ciudad de Córdoba, en Argentina, de llevar el tercer tiempo al fútbol.

Es algo que comenzamos hace cuatro años, cuando vi que en un partido acorralaron a un árbitro y a su asistente en el vestuario“, le dijo a BBC Mundo Leonardo Bigi, entrenador de rugby y creador de la Fundación Pueblo Rugby, que se encarga de llevar el deporte de la pelota ovalada a las zonas con menos recursos.

El proyecto, que cuenta con el apoyo de las autoridades regionales y la participación de exfutbolistas profesionales, ha tenido una gran aceptación en los partidos de las categorías inferiores de la Liga Cordobesa, así como en los pilotos que se han llevado a cabo en uno de los derbis de la ciudad entre Belgrano y Talleres.

VIDEO: Doce suspendidos por la mega bronca en el futbol argentino

“Fueron clásicos de Córdoba y tuvimos buenos resultados ya que los jugadores tuvieron la mejor predisposición. Incluso en uno de los partidos Belgrano perdió y los futbolistas asistieron al tercer tiempo”, contó Bigi.

A raíz de esa experiencia es que ahora quieren extender la tradición hasta la primera división del fútbol argentino para que sirva de vitrina y ejemplo a todas las categorías del país.

“Lo que yo digo es que si un chico comienza a jugar a los seis, siete años al fútbol, cuando llegue a los 15 años ya conocerá y tendrá empatía por su rival”.

“En ese tiempo habrá ido a muchos terceros tiempos en los cuales habrá podido intercambiar palabra o algún gesto. Eso nos humaniza y nos saca de la cabeza esa idea de que el fútbol es algo de vida o muerte”.

¿Boca y River?

La iniciativa de Bigi fue respaldada desde sus inicios por el ministerio de Desarrollo Social de Córdoba, pero ahora también llegó al ministro de Deportes de la Nación, Carlos McAllister, y al presidente de la Agencia Córdoba Deportes, Óscar Dertycia.

Tanto McAllister como Dertycia fueron destacados futbolistas y llegaron a vestir la camiseta albiceleste de la selección.

“La idea es que después de cada partido de primera división, digamos como un Boca-River, haya una directiva de la AFA (Asociación de Fútbol Argentina) que impulse a los jugadores a participar en un tercer tiempo”, explicó Bigi.

“Es para compartir un rato, con una cámara para poder mostrar las imágenes y darle la idea a la sociedad que los jugadores pueden estar juntos después del fragor de la lucha, que son humanos y no enemigos”.

Bigi cree que puede haber reticencia por parte del jugador argentino en un principio, pero considera que si se logra hacer, en el futuro el tercer tiempo será algo que ocurra con naturalidad.

Pese a que en la mayor parte de Argentina todavía “no hay camaradería, ni espacios, ni tiempo para compartir” en el fútbol, Bigi alerta que eso es algo que se puede cambiar.

Como ejemplo destacó lo que ocurrió el pasado fin de semana cuando se logró un tercer tiempo entre los jugadores juveniles de Instituto y Talleres, los mismos equipos que el año pasado protagonizaron una pelea en la que incluso intervinieron los padres de los jugadores.

“Necesitamos cambiar esa pasión errada que hay en el fútbol argentino, a través de medios que culturicen la que es la mayor expresión popular en Argentina, el fútbol”, concluyó.

QUIERO MÁS FÚTBOL

Se filtró un video de Cristiano Ronaldo ironizando el penal de Messi

Salvador Cabañas en Los Ángeles: jugará un partido de futbol local en Huntington Park

Mohamed tuvo un accidente de tránsito camino a las instalaciones de Rayados

La Roma da la bienvenida a Zidane y su Madrid en Champions League