Gary Medel, un duro que sabe llorar: los chilenos se encomiendan a su ídolo para frenar a Messi

Si Medel es amado, en parte es por su don de haber cumplido el sueño de millones: salir de abajo y llegar arriba
Gary Medel, un duro que sabe llorar: los chilenos se encomiendan a su ídolo para frenar a Messi
Gary Medel entrena con la selección de Chile, previo al duelo ante Argentina.
Foto: EFE

SANTIAGO DE CHILE.- Lo sueltan casi desafiantes, midiendo la reacción del visitante; en el fondo, parece más una muestra de respeto por quien este jueves (a las 20.30) pisará el estadio Nacional de esta ciudad con la cinta de capitán de la selección argentina: “El Pitbull se lo va a comer“, se animan.

Rumbo a Rusia 2018: fechas y horarios de la eliminatoria en Sudamérica

Al principio es una persona, después otra y más tarde, una más. Al final, las voces se van amontonando hasta darle forma a una plegaria futbolera: que a Messi lo pare Medel, por favor.

Con matices, los chilenos se encomiendan al ídolo de La Roja para la estimulante misión de frenar al mejor del mundo. ¿Ídolo por encima de Alexis Sánchez? Richard, que camina por la vereda del complejo donde se entrena la selección, no duda: “Alexis es de los niños, pero Medel representa el sentimiento del hincha”.

//platform.twitter.com/widgets.jsSi Medel es amado, en parte es por su don de haber cumplido el sueño de millones: salir de abajo y llegar arriba. Su pedido a las autoridades de la Asociación local para que se bajaran los precios de las entradas de los partidos de la selección por las Eliminatorias se lee en esa clave: “Gary no se olvida de dónde viene“, saca pecho Marcelo, que también merodea el predio Juan Pinto Durán. No le han hecho demasiado caso esta vez al defensor: todavía hoy quedan butacas sin dueño para el partido. Las más caras, de 126 mil pesos chilenos, pueden pagarla los menos: ese valor equivale a la mitad del salario mínimo mensual que establece la ley chilena. Además de esos rasgos que encarna Medel, sobresale otro: es considerado el jugador más influyente en la conquista de la Copa América pasada, la vez que Chile salió campeón por primera vez en la historia. No el mejor técnicamente, sí el que llevó de la mano a sus compañeros en los momentos más difíciles. Y ni hablar en la final, cuando tuvo la misión de marcar a Messi. E so es lo que se recuerda con orgullo por aquí. Incluso a pesar de la violenta patada que le dio en aquel partido, que el árbitro colombiano Wilmar Roldán sancionó con una tímida amarilla. Depende quien lo diga: esa entrada para muchos chilenos fue una manera de marcarle la cancha al crack.

Medel habla poco, casi nada. A sus 28 años, el recorrido de su carrera -Universidad Católica, Boca, Sevilla, Cardiff City- lo llevó al alicaído Inter de Italia tras el Mundial de Brasil. Allí mantiene su perfil bajo cuando enfrenta a un periodista; sus emociones las suelta más cómodo en su cuenta de Twitter (@MedelPitbull): a menudo sube fotos con Alessandra, su hija menor.

//platform.twitter.com/widgets.js

Además, es papá de dos gemelos –Gary Stevens y Alejandro Isaac– y otra nena, Agustina. Fue su relación con esta última la que, hace unos meses, lo corrió del eje imperturbable sobre el que siente más cómodo. “La veo muy poco. Es por culpa mía, que no me he acercado mucho. Creo que no he sido un buen padre con la Agustina“,se conmovió en el programa televisivo “Biografías”. Cuentan en Santiago que el Pitbull está pendiente de reconquistar a su hija.

Al hincha chileno, eso sí, sabe que lo tiene en el bolsillo.

MÁS INFORMACIÓN DE FÚTBOL

Lucas Patanelli, la promesa de Independiente que quiere comprar el Barcelona

Miércoles de debate: ¿Se ha estancado el Team USA?

La emotiva carta de Gianluigi Buffon dedicada a la portería